Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Polémica por cobros en los parqueos de la zona turística de El Mirador

Comerciantes aseguran que entre el personal que cobra por estacionamientos hay supuestos pandilleros

Propietarios de los negocios aseguran que sus ganancias han disminuido desde que se cobra el parqueo el la zona turística El Mirador, en Los Planes de Renderos. foto edh / miguel Villalta

Propietarios de los negocios aseguran que sus ganancias han disminuido desde que se cobra el parqueo el la zona turística El Mirador, en Los Planes de Renderos. foto...

Propietarios de los negocios aseguran que sus ganancias han disminuido desde que se cobra el parqueo el la zona turística El Mirador, en Los Planes de Renderos. foto edh / miguel Villalta

Propietarios de pupuserías del sector de El Mirador, en Los Planes de Renderos, y el alcalde de Panchimalco, Mario Meléndez, se encuentran enfrentados por el cobro de los parqueos a turistas.

Los comerciantes han llegado a decir que entre los que cobran hay supuestos pandilleros, pero el edil Mario Meléndez niega que los jóvenes pertenezcan a maras.

Meléndez afirmó que se trata de un proyecto que tiene la alcaldía para reducir el desempleo en su municipio.

Sin embargo, los propietarios de los negocios, empleados del transporte público y vecinos de colonias aledañas a la zona turística aseveran que algunos de los que cobran por el parque son los mismos que, en más de alguna vez, les cobraron una extorsión y estuvieron vigilando en las entradas de las colonias donde operan las pandillas.

Los afectados denunciaron que los cobros iniciaron desde hace meses, pero con el tiempo muchos de los sujetos que empezaron a cobrar ya no siguieron y ahora son otros. Meléndez afirmó que en un principio empezaron 20 personas y ahora se ha reducido a diez aproximadamente.

"Acá ya hubo algunos problemas con los dueños de los negocios. Los primeros sujetos nos exigían platos de comida gratis y eran problemáticos. Desde que se dieron los cobros las ventas en la zona han bajado", sostuvo una propietaria de un comercio.

El edil afirmó que antes de autorizar el proyecto exigió los documentos personales de los adultos y las partidas de nacimiento de los menores de edad para tener un mejor control. Fue por eso que los carnetizó, les compró chalecos, pitos y relojes.

"A mí me consta que los cipotes no están metidos en delincuencia. Yo he escuchado comentarios de que son mareros, pero no le podría decir con certeza si hay alguno o si ha estado (en las maras)", aclaró el munícipe a este periódico.

También afirmó que hace meses recibió una carta de parte de la Policía Nacional Civil, aunque no recuerda exactamente qué decía, pero en síntesis le pedían que retirara a los que realizaban los cobros.

"No recuerdo dónde tengo la carta, me parecía un poco complicado e infantil porque nos dejaban la chibola (el problema) a nosotros. Pero le dije a la PNC que constitucionalmente ustedes ( como Policía) tenían la obligación y el compromiso de registrar y retener a un joven, no era yo", indicó el funcionario.

Los comerciantes indicaron que la misma fue firmada por más de sesenta propietarios de pupuserías y de comida de la zona de Los Planes de Renderos y pedían a la Policía que paralizara el proyecto.

"Algunos propietarios de negocios ya tuvieron enfrentamientos verbales con los que cobran por los parqueos. Varios turistas se han quejado con los propietarios de las pupuserías sobre los cobros", señaló una de las afectadas que prefirió omitir su nombre por seguridad.

Otro dueño de un local recordó que durante el tiempo electoral, los señalados irrespetaron la Ley Seca y exigieron a los dueños que les vendieran cervezas.

"A veces entraban a un salón de la plaza que ha construido el alcalde y ahí contaban todo el dinero cobrado. Luego se lo repartían", afirmó otra dueña de una pupusería.

Los afectados afirman que los sujetos obtienen una cantidad considerable de dinero por los cobros de jueves a domingo, ya que hay cerca de 30 estacionamientos.

Sin embargo, el jefe edilicio reiteró que el objetivo del proyecto es dar empleo a un gran número de personas que llega a buscar trabajo a la comuna y poner orden en los cobros de los espacios.

"Si se comprueba que alguien le ha causado daño a otro, pues lo quitamos. Yo no estoy casado con nadie. Si hay que cambiarlo, lo cambiamos", dice Meléndez.

Asegura que el proyecto es legal, aunque no especifica en qué legislación específica se apoya.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación