Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Polémica entre la Conferencia Episcopal y Asociación Vito Guarato

De acuerdo con la Cedes se ha desnaturalizado al cambiarle la denominación de Fundación

Actualmente el Hogar alberga a más de 100 niños minusválidos que antes estaban en estado de abandono. foto edh/archivo

Actualmente el Hogar alberga a más de 100 niños minusválidos que antes estaban en estado de abandono. foto edh/archivo

Actualmente el Hogar alberga a más de 100 niños minusválidos que antes estaban en estado de abandono. foto edh/archivo

El Hogar Padre Vito Guarato, una obra de amor para los niños minusválidos abandonados, que fue fundado en 1988, ahora se encuentra en medio de la polémica.

La Conferencia Episcopal de El Salvador (Cedes) emitió ayer un comunicado señalando acciones de la Asociación Padre Vito Guarato, la cual es la encargada de la administración del hogar.

De acuerdo con el documento, la Cedes no está de acuerdo con las decisiones de la junta directiva de haber cambiado la figura de Fundación a Asociación sin haber tomado en cuenta a la iglesia. Además acusa a la entidad de apoderarse de la obra y de la expulsión injustificada de las religiosas del hogar.

"Hay un grupo de personas que se ha adueñado de la obra, quieren disponer de ella y sacar a las religiosas que cuidan a los niños con tanto cariño. Esas personas mandaron a reformar los estatutos sin contar con la autorización o la presencia de la iglesia", afirmó monseñor Elías Bolaños, miembro de la Cedes y obispo de Zacatecoluca.

Para el ingeniero Ernesto Cuestas, director de la Asociación, esta es una situación que les ha tomado por sorpresa.

Cuestas explicó que hubo varios cambios el año pasado, en los que la entidad cambió de denominación de Fundación Pro Obras Humanitarias del Hermano Pedro en El Salvador a Asociación Padre Vito Guarato.

Afirma que esto corresponde a la ley de Asociaciones y Fundaciones Art 93 y se hizo para que les permitiera ofrecer una membresía a los donantes y miembros de la junta directiva y de esta manera lograr un sostenimiento óptimo de la obra.

Cuestas detalló que aparte de este cambio, la junta directiva decidió homenajear al fundador de esta obra y llamar a la institución con su nombre, en el marco de los 25 años del Hogar.

"Fue una decisión consensuada y en ningún momento hemos cambiado los estatutos, esos se mantienen igual. Lo único que ha cambiado es la denominación. El espíritu con que el padre Vito fundó esta obra se mantiene".

Cuestas declaró que no es intención de la institución confrontar a la iglesia, pero esta institución, desde un principio, no estuvo dirigida por ellos orgánicamente y que desde los estatutos iniciales ha estado estipulado de esa manera.

Sin embargo afirmó que la presencia de los franciscanos y de las religiosas ha sido esencial para el desarrollo espiritual de la obra, pero que no han recibido dinero de la iglesia para la manutención del hogar.

"Creemos que no están en la capacidad de financiar más de un millón de dólares al año para el sostenimiento de la obra", dijo Cuestas.

De igual forma, el director negó las acusaciones de haber expulsado a las hermanas de la Orden de las Hijas de Nuestra Señora del Monte Calvario del hogar y a su capellán, Hilario Contrán.

Bolaños añadió que ha habido un rechazo por parte de la junta contra del padre Contrán y que sólo esperan que no se pierda la esencia de la obra.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación