Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Piden frenar la extracción de arena en el río Goascorán

Vecinos lamentan la falta de acciones de las autoridades de Medio Ambiente en el tema

Extracción de material pétreo en el río Goascoran

La extracción en el río Goascorán ha sido detenida por un tribunal ambiental ante denuncia ciudadana de depredación. | Foto por Insy Mendoza

La extracción en el río Goascorán ha sido detenida por un tribunal ambiental ante denuncia ciudadana de depredación.

La explotación de los recursos pétreos del río Goascorán en la zona del municipio de Concepción de Oriente preocupa a los habitantes de la zona. Más aún, los preocupa el hecho de que el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Marn) y la municipalidad no hagan nada práctico por frenar esa situación.

La arena y piedra que sacan del afluente es usada para comercializarla o, en su defecto, construir las viviendas de los mismos residentes de la zona o de municipios cercanos.

 La explotación es tal que la gente llega con pick-up, camiones y hasta con cántaros a llevarse la arena. Esto, según las autoridades edilicias, podría incluso cambiar el cauce del afluente.

A pesar de que las autoridades locales saben del deterioro ambiental que eso genera y que hay una ordenanza municipal que prohibe la extracción de arena y piedra del Goascorán, no frenan la explotación.

Tienen miedo

Más grave aún es que el edil de Concepción de Oriente, Héctor Adán Canales, diga que la municipalidad no aplica la ordenanza porque tienen temor a represalias por parte de los responsables de las extracciones.

“Hay multas, unos $57.14, pero por la misma situación delincuencial nos podemos meter en problemas al mandarles a decomisar el camión cuando lo están cargando de arena o piedras”, dijo Canales.

 Explicó que han abordado el tema con las personas que se dedican a la comercialización del material y que “unos obedecen y otros no”.

También dijo que hay reuniones bilaterales con alcaldes hondureños de los municipios aledaños para abordar el tema, pues del lado de Honduras sucede lo mismo.

En cántaros

Nelson Damián Vanegas, de la unidad ambiental municipal, dijo que la gente llega al río con cántaros de plásticos, y que “le hacen al cántaro unos pequeños orificios para colar el agua y que  solo quede la arena y van haciendo los promontorios hasta tener grandes cantidades y llegan los camiones a llevársela”.

Se ha buscado, desde la semana pasada, la versión oficial de las autoridades del Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Marn) a través de la unidad de Comunicaciones, pero no respondieron a la solicitud.

Igual se buscó versión del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y no hubo respuestas.

De palabra

Ante el problema, la alcaldía dice que se han reunido con el juez del Medio Ambiente con sede en San Salvador y la Policía de Medio Ambiente para abordar el tema y lograr detener las extracciones.

Canales manifestó que tiene el acompañamiento del Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales.

 “Se han hecho patrullajes e inspecciones y se le ha dicho a la población que se van a aplicar las multas y las leyes que correspondan. En las próximas reuniones vamos a incluir a toda la población a los que dedican a eso para que tengan conocimiento”, externó.

 René Molina, de la Policía de Medio Ambiente, confirmó que ya se han establecidos reuniones y conversaciones con el alcalde y el juez agro ambiental de San Salvador.

“Hemos llegado al lugar y hay medidas cautelares para la prohibición de la extracción de material pétreo del lugar. El juez ya tiene individualizada a varias personas para la aplicación de algunas multas que en su momento serán citadas a San Salvador”.

Molina dijo que hay algunos vacíos de Ley con la ordenanza municipal en cuánto a la aplicación y valor de las multas que se deben imponer.

 “Hemos realizado inspecciones y no hemos encontrado infraganti a nadie, pero si es una gran comercialización que se da, más de arena, y empiezan desde la ribera del río hasta la ciudad, que son unos quinientos metros”.

Los residentes en la zona afectada y que tienen conciencia ambiental, aseguran que si no frenar la extracción, en poco tiempo el río puede cambiar su cauce o incluso secarse. Piden a las autoridades imponer sanciones y hacer una verdadera vigilancia en el afluente para evitar la explotación.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación