Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Piden ayuda para reparar un muro en el asilo de La Unión

Son varias las  necesidades  que deben cubrir en el asilo parroquial

Asilo

El asilo Jesús Nazareno es un proyecto que tiene la parroquia San Carlos Borromeo de La Unión.  | Foto por Insy Mendoza

Asilo

LA UNIÓN. El patronato del asilo Jesús Nazareno de la parroquia San Carlos Borromeo de La Unión, ubicado en colonia Santa Mónica jurisdicción de Conchagua necesitan ayuda en materiales de construcción y mano de obra para la edificación de un tramo del muro perimetral que se derrumbó durante el invierno el año pasado, además quieren edificar una  Capilla, un área de pabellón para las hermanas religiosas que a futuro estarán administrando el asilo,  son las principales necesidades y piden el apoyo de la población, organizaciones y la empresa privada. Actualmente hay quince personas adultas mayores y ancianos beneficiados.

El asilo es un proyecto que inició en el año 2006 en una casa particular, después con grandes esfuerzos y apoyo de empresarios, ciudadanos y recaudación de fondos en actividades lograron construir un amplio local que fue inaugurado en el 2013.

La doctora Yaneth de Macay presidenta del Patronato que administra el local detalló que son varias las necesidades que tienen, pero las de prioridad es construir la parte del muro, luego la Capilla religiosa para un momento espiritual de los ancianos incluso para velaciones y otras actividades. 

A los interesados en ayudar se les pide su aporte en especie como arena, cemento, concreto, hierro, y el pago de la mano de obra, “solo el muro tiene una inversión de unos cuatro mil dólares, hay personas que han empezado a donar bloques, pero necesitamos ese gran apoyo y construirlo a corto plazo”, agregó Macay.

Están gestionando con un club de beneficencia la donación de máquinas industriales para lavar y secar ropa, las que tienen son artesanales y se dañan seguido.

Apoyo empresa privada                                                                                                                                                                               Un aproximado de 4 mil doscientos dólares mensual es el gasto que tiene el funcionamiento del asilo desde el pago de planilla de siete empleados, pago de energía, compra de medicamentos, víveres, los insumos para la limpieza del local y la higiene de los albergados. El agua la cancela la alcaldía de Conchagua.

La mayoría de los ancianos tienen enfermedades crónicas y hay momentos que entran en estado crítico y se tiene que hacer gastos extras para la compra de medicamentos. 

Yaneth de Macay recalca que el apoyo incondicional de los empresarios hace que el proyecto siga funcionando, también algunas ofrendas que reciben una vez al mes de las misas que se celebran en la parroquia. 

Las comunidades rurales se han unido con visitas de Alabanzas llevan momentos de compartir espiritualmente y llevan víveres y pequeñas donaciones de dinero.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación