Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pesqueros industriales cazan de forma ilegal

Los pescadores artesanales denuncian que los barcos trabajan en sitios prohibidos

Pesqueros industriales cazan de forma ilegal

Pesqueros industriales cazan de forma ilegal

Pesqueros industriales cazan de forma ilegal

LA UNIÓN. El uso de redes prohibidas por parte de barcos de pesca industrial en el Golfo de Fonseca es una preocupación para los pescadores artesanales, quienes aseguran que dichos navíos realizan su jornada dentro de áreas no autorizadas.

En las playas El Icacal, de Intipucá; Las Tunas, El Tamarindo, Playas Negras, El Jagüey y Maculis, de Conchagua; así como en Playitas y Chiquirín, de La Unión, constantemente las embarcaciones dedicadas a la pesca industrial son vistas en zonas donde solo se permite la pesca artesanal, denunciaron los afectados.

Lo peor, según ellos, es que llevan las redes tiradas haciendo pesca de arrastre y eso no se debería permitir.

En las reformas a la Ley General de Ordenación y Promoción de Pesca y Acuicultura, y al Decreto Legislativo No. 637 de fecha 13 de diciembre del año 2001, publicado en el Diario Oficial No. 240, Tomo No. 353, de fecha 19 del mismo mes y año, el artículo 28 dice que "los métodos de pesca por arrastre y aquellos que no sean selectivos o autorizados por la autoridad competente, quedan prohibidos en las áreas de reserva acuática. Se declara área de reserva acuática la distancia de una milla náutica marina contada a partir de la línea de más baja marea en toda la costa salvadoreña".

Luego, en el artículo 31 señala que "se prohibe la pesca industrial dentro de las tres millas marinas contadas desde la línea de más baja marea. Dentro de dicha zona y después del área de reserva acuática, únicamente podrá autorizarse la pesca artesanal, de pequeña escala o la no comercial".

La ley tiene como objeto regular la ordenación y promoción de las actividades de pesca y acuicultura asegurando la conservación y el desarrollo sostenible de los recursos hidrobiológicos, situación que a criterio de los pescadores artesanales se está violando y, con ello, afectando la reproducción de larvas de peces y matando tortugas marinas, con lo que afectan a cientos de familias que viven de la pesca.

Agustín Ortiz, pescador de playa El Icacal, aseguró que los barcos pesqueros en sus redes andan dos clases de dispositivos, uno que es legal y el otro que está fuera de ley.

El que está autorizado, el largo de la red es el excluidor de tortugas marinas.

Pero además despliegan una red ilegal que viola la Ley de pesca. Este último es el más utilizado para capturar pescado de gran tamaño; pero que causa graves daños a la tortuga marina.

"Los barcos se miran seguido que andan pescando a la orilla de la playa, matan toda la larva con las redes en arrastre; además, siempre andan dos bolsas , cuando miran que se acerca un buque naval, de inmediato levantan las redes y hacen el cambio (del ilegal por el legal)", explicó.

Agregó que al ser atrapada una tortuga de tamaño adulto en un dispositivo de la red que no tiene las medidas autorizadas, estas luchan por tratar de salir a respirar a la superficie, pero se mueren en el intento.

Pedro Osmar Perla, presidente de la Asociación Cooperativa de Pescadores Artesanales de playa El Maculis, manifestó que, a pesar que hay Leyes que regulan la zona de trabajo de los barcos industriales, estas no se cumplen.

"Las autoridades ya saben la realidad de los barcos que no están cumpliendo; pero no quieren sancionarlos", dijo.

Los barcos industriales destruyen en 24 horas el recurso que le sirve a por lo menos 40 embarcaciones de pesca artesanal durante un mes, dijo.

La Fundación Zoológica de El Salvador (Funzel) subió en una de sus cuentas de redes sociales el pasado 11 de enero, una denuncia en la que publicó fotografías de un barco de pesca industrial y en el texto decía "¡Barco pesquero Gabriel, matrícula ESA-00889 rompiendo las leyes! ¡Ayudanos a compartir esto para que las autoridades se den cuenta y hagan algo!"

Se buscó su versión y la encargada de Comunicaciones se comprometió en que el director de la fundación, Rodrigo Samayoa, se contactaría vía teléfono para dar las declaraciones. Al cierre de la nota no había respuesta.

También se buscó la versión del Centro de Desarrollo de la Pesca y Acuicultura (Cendepesca), en donde tampoco brindaron postura.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación