Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pese a llevar sirena abierta, no dan paso a ambulancias

Los vehículos son vulnerables a los accidentes de tránsito por el irrespeto

Ambulancias de la red hospitalaria y entidades de socorro se han visto involucradas en accidentes de tránsito. El llamado es a respetar el paso de estos vehículos. Foto EDH / archivo

Ambulancias de la red hospitalaria y entidades de socorro se han visto involucradas en accidentes de tránsito. El llamado es a respetar el paso de estos vehículos. Foto...

Ambulancias de la red hospitalaria y entidades de socorro se han visto involucradas en accidentes de tránsito. El llamado es a respetar el paso de estos vehículos. Foto EDH / archivo

Las sirenas y las luces centellas de los cuerpos de socorro y seguridad muchas veces no significa nada para algunos conductores. Estas son constantemente ignoradas, pese a la emergencia que todos saben que anuncian.

El problema, dicen las entidades como Cruz Roja, Comandos de Salvamento y Bomberos, obedece a varios factores que dificultan y hasta imposibilitan sus labores de rescate.

A la cabeza se encuentra la falta de educación vial sobre la importancia de acatar la orden de cargarse a la derecha cuando paramédicos, policías y bomberos colocan la sirena como señal de una emergencia.

Por lo general se trata de personas que conducen de forma empírica o que han olvidado que la ley de tránsito establece que los vehículos tales como ambulancias, escolta presidencial, bomberos y policía, tienen prioridad de paso, siempre y cuando las luces y los silbatos estén activados para acudir a una urgencia.

Una dificultad más es, sin duda, el incremento vehicular, lo cual es un agravante dentro de la ciudad ya que en el país no se dispone de vías exclusivas para que estos automotores circulen.

A esos inconvenientes se suma la carga vehicular en las horas picos, que hacen mas complicado su traslado.

"Las ambulancias son para salvar vidas y el tiempo es un factor determinante. Lastimosamente nadie está dispuesto a ceder un centímetro de calle. No hay cortesía y no tenemos buenos vecinos al manejar", afirmó Roy Vanegas Sandí, director de Operaciones de la Cruz Roja Salvadoreña.

No menos importante es el hecho de que muchos automóviles particulares tienen instalados centellas y sirenas para abrirse paso en medio de las calles, tal como lo argumenta Edgar Ramos, motorista de Comandos de Salvamentos de la delegación Central.

Otro de los elementos que influyen es el abuso de poder por parte de funcionarios e instituciones, que usan estas luces y sonidos solo para evitar el tráfico, actitud que disgusta y también resta credibilidad a los sistemas de aviso de emergencia. Ejemplo de ello el accidente provocado por la caravana presidencial en 2012, donde una peatón resultó con serios golpes.

Este no fue un hecho aislado. A diario la población es testigo de estas negligencias ocasionadas por conductores particulares; pero sobre todo del transporte colectivo, quienes se hacen de la vista gorda.

Ante estos hechos, las entidades de socorro hacen un llamado a los automovilistas para que cedan el paso a las ambulancias cuando éstas se conduzcan hacia una emergencias. Al mismo tiempo recalcan la importancia de impulsar una campaña de educación vial para concienciar a la población en general.

Vidas en riesgo

Según el director de Cruz Roja Salvadoreña, el traslado hacia una emergencia en el casco urbano ronda los 30 minutos con tráfico, mientras que en un fin de semana el tiempo es de cinco minutos, diferencia que garantiza la vida.

"En una ambulancia hay pacientes con lesiones internas, sangrados, fracturas y nuestra intervención es temporal, de allí la urgencia de trasladarlos a la menor brevedad a un centro asistencial", señaló Vanegas.

Al hacer caso omiso de esta señal provoca, no sólo el congestionamiento vehicular, sino accidentes de tránsito, donde resultan involucrados pacientes, particulares, paramédicos y hasta peatones.

Un hecho que generó indignación entre la población fue el accidente donde una ambulancia de Fosalud de Lourdes, Colón, volcó luego de colisionar en el semáforo con un microbús de la Ruta 152.

En la unidad médica se conducía una mujer a punto de dar a luz.

Igual situación vivió una unidad de Cruz Roja Salvadoreña a principio de año. Aquí un microbús de la Ruta 38-E colisionó con la ambulancia y ésta impactó una moto en la Calle 5 de Noviembre y 10a. Avenida Norte, en San Salvador. En el percance falleció el motociclista y siete personas del la unidad colectiva resultaron heridos.

La historia se repite una y otra vez. Es más, en el afán de ganar tiempo, los conductores particulares también se cruzan el rojo aprovechando el paso de la ambulancia.

De acuerdo con el paramédico Ricardo Leiva, quien lleva 20 años de servicio, el mayor problema es la apatía de las personas a ceder el paso, ya sea porque no la oyen, van hablando por teléfono o por indiferencia.

Voceros de este cuerpo de socorro, aseguraron que en más de tres ocasiones se han visto involucradas en accidentes de tránsito cuando se disponían a atender una emergencia. Además del irrespeto a las señales de emergencia, han sido insultados con palabras y señales obscenas.

Hoy día, dice el técnico en emergencia, las avenidas y calles se han convertido en un lugar sin ley porque los conductores luchan por un mismo espacio, sobre todo los del transporte colectivo que compiten con las ambulancias.

Según el tipo de emergencia, estas unidades de socorro pueden realizar maniobras, por lo que aconseja a los automovilistas intrépidos no ocuparla como escolta a fin de poner en riesgo la vida de los ocupantes y de terceros.

El motorista Ramos afirmó que en han sido embestidos por una rastra, microbuses y buses, incluso les han atravesado el autobús, justo en el momento en que se dirigían a atender unas personas con herida de bala en Apopa.

"Las ambulancia tienen prioridad de paso y estamos facultados para circular en sentido contrario ante una emergencia, pero siempre a la defensiva y con precaución al pasar los semáforos en rojo", acotó.

Esa tendencia individualista de manejo hace que los conductores se resistan a ceder el paso, y si lo hacen es por que ya tienen encima las luces.

Roy Vanegas es de la opinión que ante la ausencia de un carril exclusivo para las ambulancias y patrullas, las autoridades del Viceministerio de Transporte deberían considerar en el nuevo Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador Sitramss, para que estas unidades puedan hacer uso de esa vía en caso de extrema urgencia, sugerencia que también es compartida por el cuerpo de bomberos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación