Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pescadores le exigen a GOES cuidar soberanía

Los pescadores de La Unión urgen al Gobierno que les brinde protección en sus faenas diarias

Los pescadores del departamento de La Unión están elaborando un escrito en el que pedirán a las autoridades reforzar la vigilancia en la franja que divide El Salvador de Honduras.

Los pescadores del departamento de La Unión están elaborando un escrito en el que pedirán a las autoridades reforzar la vigilancia en la franja que divide El Salvador...

Los pescadores del departamento de La Unión están elaborando un escrito en el que pedirán a las autoridades reforzar la vigilancia en la franja que divide El Salvador de Honduras.

LA UNIÓN. Pescadores de diferentes comunidades del departamento exigen a las autoridades gubernamentales que redoblen la seguridad en la franja fronteriza imaginaria que hay en el golfo de Fonseca pero, además, que velen por los derechos de los salvadoreños que viven de la pesca y que lo hacen legalmente en aguas nacionales.

Lo expresan luego del ataque sufrido por pescadores salvadoreños de parte de militares hondureños en aguas territoriales de El Salvador el 4 de abril anterior.

Dicen que el ataque es sólo es una muestra de las agresiones de las que son víctimas, al menos dos veces por mes, de parte de autoridades de Honduras, sin que el Gobierno salvadoreño los proteja.

Ese día, un pescador salvadoreño fue lesionado de bala por militares hondureños que, según las víctimas, ingresaron a territorio nacional, los agredieron, lesionaron uno y arrestaron a tres más.

Lo grave de la situación es que ese tipo de acciones no son aisladas en aguas del golfo de Fonseca, según los pescadores de las islas de Meanguera del Golfo, Conchagüita y de La Unión.

Más bien, son acciones que ocurren al menos dos veces por mes, aunque desde hace cinco años no se había llegado al punto que los militares dispararan contra los pescadores, como ocurrió la semana anterior.

Miguel Guevara, líder de la isla de Zacatillo, dice que con frecuencia los pescadores de la zona y sus alrededores son perseguidos por las autoridades hondureñas.

Rigoberto Flores, pescador, dice que la mayoría de los que salen por la noche a pescar, van más expuestos a ser atacados por las unidades navales de Honduras, que por los delincuentes en altamar.

Agrega que el guardacosta hondureños usa un reflector y lo encienden desde su territorio con dirección al lugar donde están las embarcaciones salvadoreñas, para cegarlos con la luz y tomar ventaja para acercarse a ellos y agredirlos.

Los pescadores aclararon que hace cinco años fueron atacadas en la zona de la isla Zacatillo, varias embarcaciones salvadoreñas que extraían camarones y pescados.

Fueron "asaltados", según los pescadores, por unidades militares del vecino país.

Ante todo eso, hay un grupo de pescadores de las comunidades del municipio de La Unión que está organizándose para presentar una petición por escrito al Gobierno salvadoreño.

Le exigirán que lleguen a una coordinación entre Honduras, Nicaragua y El Salvador, para colocar la respectiva delimitación en la frontera marítima de los tres países, que son los que comparten las aguas del golfo.

Por el momento se están organizando y "nosotros vamos a pescar y sabemos que estamos en aguas nuestras, salvadoreñas, pero a veces las mismas corrientes nos llevan las redes, sabemos imaginariamente el límite, pero aunque tengamos la razón, con esos hondureños nunca se les gana, siempre buscan un motivo para atacarnos", indicó un pescador que pidió el anonimato.

Piden a la Fuerza Naval de El Salvador mayor vigilancia en la zona limítrofe las 24 horas del día para evitar que las lanchas hondureñas, en un descuido, ingresen a atacar las lanchas de pesca artesanal.

En la base Naval de La Unión se buscó una posición oficial sobre la petición de los pescadores, pero manifestaron que por ser un tema delicado no podían tratarlo.

El alcalde de Meanguera del Golfo, Luis Dheming, en vista de lo sucedido en las cercanías de su municipio, emitió un comunicado en el que también pide a la Fuerza Naval velar y reforzar la vigilancia de las costas salvadoreñas y sobre todo en la región del municipio, para que ese tipo de acciones no se repita.

También le pide al Ministerio de Relaciones Exteriores proteger la soberanía nacional y la demarcación inmediata del territorio nacional.

El ataque contra pescadores no es el primero en los últimos meses, pues el 24 de noviembre de 2013, Liliana de la Paz Hernández y su marido, Julio César Ascencio, fueron retenidos y conducidos hasta la isla Conejo por militares hondureños porque, según ellos, estaban pescando en sus aguas territoriales.

Sin embargo, Hernández y Ascencio afirmaron en su momento que estaban en aguas salvadoreñas.

También lamentaron que a pesar de que pidieron ayuda a la Fuerza Naval, nunca se hicieron presentes.

El año anterior, varios periodistas salvadoreños fueron retenidos por militares hondureños y llevados a isla Conejo, la cual ha sido ocupada de facto por hondureños, según declaraciones del presidente de El Salvador, Mauricio Funes.

En noviembre de 2012, los pescadores ya hablaban de que "las pirañas hondureñas tenían su base de operación en isla Conejo".

Hoy, más de un año después, la isla está en manos de militares hondureños y El Salvador busca una solución diplomática para poder recuperarla.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación