Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pescadores denuncian robo de motores en costa oriental

Entre julio y ayer registran no menos de 80 mil dólares en pérdidas por los asaltos.

Los equipos de pesca también son objeto de robo de parte de los delincuentes, según los pescadores.

Los equipos de pesca también son objeto de robo de parte de los delincuentes, según los pescadores. | Foto por Insy Mendoza

Los equipos de pesca también son objeto de robo de parte de los delincuentes, según los pescadores.

LA UNIÓN. Entre julio y agosto, los pescadores de la franja costera entre Chirilagua, en San Miguel y Conchagua, en La Unión, han perdido no menos de 20 motores de sus lanchas, además de equipos de pesca, luego de ser víctimas de asaltos en alta mar, situación que los tiene alarmados y por la que piden la intervención de las autoridades de la Policía y Fuerza Naval.

Aseguran que entre julio y ayer, los delincuentes, quienes llegan con armas largas y con trajes oscuros, les han robado al menos 20 motores a igual número de embarcaciones, lo que implica una perdida total que supera los 80 mil dólares, pues el valor promedio de cada motor es de cuatro mil dólares.

A eso se suman las redes, que según el dato de las víctimas, les han robado al menos nueve, valoradas en 500 dólares cada una, además de otros equipos de pesca.

Detalles
Los afectados residen en las comunidades de El Cuco, en Chirilagua, así como en Las Tunas, El Tamarindo y Playas Negras, de Conchagua.
Entre los afectados está la Asociación Cooperativa de Producción Pesquera Agropecuaria y Ostreros del cantón Las Tunas. 

Sus miembros, quienes temen ser atacados por denunciar los asaltos, razón por la que piden reserva de identidad, aseguran que en julio fueron atracados en la zona de Majahue, frente a la playa El Cuco, en Chirilagua, San Miguel.

“Se nos acercó una lancha con hombres armados y nos dijeron que quitáramos el motor de nosotros, que era de 75 caballos de fuerza, y lo subiéramos a la lancha de ellos, en ese momento nosotros lo teníamos encendido y nos arriesgamos a huir, pero ellos nos persiguieron y nos golpearon el motor, pero logramos escapar”, dijo uno de los socios de la cooperativa.

Aseguran que la reparación del motor les costará no menos de tres mil dólares y que denunciaron el caso ante la Policía el 14 de julio pasado. Otro robo ocurrió en lugar conocido como la Loma del Naranjo, frente a la playa de El Tamarindo de Conchagua.

Siempre en julio, frente a la playa El Cuco, un pescador de la comunidad Torola, recién había terminado la jornada de pesca cuando llegaron los delincuentes y al ver que el motor estaba viejo les robaron las nueves redes, el combustible y todo el producto de la pesca que habían sacado tras dos días en alta mar.

Algunos pescadores y otros socios de las cooperativas de Conchagua se reunieron con el vicegobernador Daniel Reyes y los representantes de la Base Naval de La Unión.

Les expusieron el problema y les exigieron que se realicen patrullajes en las noches, en los lugares donde hay presencia de pescadores trabajando.

Miguel Callejas, pescador de playa El Tamarindo, manifestó que el robo de equipos de pesca en horas de la noche no es nuevo, “pero este año parece que se ha incrementado y la zona donde mayor problema hay es frente al esterón de playa Las Tunas, es raro ver patrullando los guardacostas de la Fuerza Naval, les pedimos que patrullen los lugares donde la gente anda pescando”.

El vicegobernador confirmó la reunión y el temor expuesto por los afectados. Hubo acuerdo de más patrullajes.

Omar Sandoval Pleitez, jefe de la subdelegación policial de Las Tunas, dijo que ellos no registran ninguna denuncia del robo de motores o redes a los pescadores, en los acercamientos que han tenido con las cooperativas no les han expresado ese problema.

 Francis Merino Monroy, jefe del Estado Mayor de la Fuerza Naval de El Salvador manifestó que ellos siempre mantienen los patrullajes a unas cien millas náuticas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación