Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Persisten atrasos en los trabajos de la calle El Chupadero

La obra estaba prevista para ser realizada en 30 días, a partir de febrero pasado

Los barandales a los costados de la calle El Chupadero, en la 37a. Calle Poniente, aún no han sido colocados, pese a que el MOP dijo que estaría listo el martes. Fotos EDH/ Iris Lima

Los barandales a los costados de la calle El Chupadero, en la 37a. Calle Poniente, aún no han sido colocados, pese a que el MOP dijo que estaría...

Los barandales a los costados de la calle El Chupadero, en la 37a. Calle Poniente, aún no han sido colocados, pese a que el MOP dijo que estaría listo el martes. Fotos EDH/ Iris Lima

SANTA ANA. Los constantes retrasos en la habilitación de la 37a. Calle Poniente, en la intersección con la arteria conocida como El Chupadero, tienen molestos a los conductores que utilizaban esta vía como alternativa para evitar el tráfico pesado que se hace en la 31a. Calle Poniente.

A inicios de abril, el jefe regional del Ministerio de Obras Públicas (MOP), Alex Beltrán, aseguró que las obras estarían listas la última semana de ese mes. Pero no ocurrió.

Hace una semana explicó que, aunque la superficie de rodamiento ya está prácticamente lista, no han abierto la vía porque tienen que colocar los barandales de protección a los costados de la bóveda de agua que ampliaron y que está construida en mampostería de piedra.

En las proyecciones del MOP estaba previsto que esta protección estaría lista el pasado martes. Pero hasta el martes por la tarde, esto no se había hecho. Es más, en la zona ni siquiera había trabajadores.

Se supone que sin esos barandales, la calle no puede ser habilitada, ya que es peligroso que algún vehículo caiga al vacío. Según la programación del MOP, la calle tendría que ser abierta mañana martes, pero los ciudadanos consideran que no ocurrirá.

"Para mí, muchas largas le han dado a ese proyecto. Quién sabe por qué se han tardado tanto", lamentó Lidia Linares, conductora santaneca.

Cuando estas obras estén listas, el MOP continuará en la zona, ya que tienen que seguir construyendo taludes a los costados de la comunidad Emanuel, que colinda con la obra.

La inversión en esta obra es compartida entre el ente estatal, la alcaldía municipal y una institución educativa privada que funciona en el sector.

El MOP está aportando 26 mil dólares; otra cifra igual la está brindando la alcaldía y el centro educativo ayuda con 20 mil dólares, haciendo un total de 66 mil dólares.

Más problemas

La calle conocida como El Chupadero no solo es el tramo que ha intervenido el MOP en los últimos meses. Más arriba, hay también otros tramos que urgen atención, pues, debido a la falta de intervención de las diferentes autoridades municipales, el agua que por ahí baja durante el invierno, y que viene del volcán de Santa Ana, ha formado precipicios de más de 30 metros de profundidad y amenaza algunas viviendas.

Miembros de la Asociación de Desarrollo Comunal (Adesco) de este lugar han hecho esfuerzos durante décadas para ser escuchados. Sin embargo, a la fecha, no han logrado recibir la atención que piden.

Las autoridades del MOP han expresado en reiteradas ocasiones que esperan poder realizar futuros convenios con la nueva administración municipal y la empresa privada para realizar más obras y, poco a poco, recuperar esta vía que en el pasado fue una importante vía de acceso, sino la principal para ingresar y salir de la cabecera departamental.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación