Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Persiste temor en el norte de San Miguel

Pese a que las rutas de buses han normalizado su servicio, la ciudadanía que reside en esa zona del país teme salir a las calles.

SAN MIGUEL. Luego de casi cuatro días de paro de transporte de las rutas de buses que van de la cabecera a la zona norte del departamento y viceversa, finalmente, el servicio se normalizó.

La actividad de las rutas 316, 317, 318 y 326 comenzó a registrarse de forma normal hasta el sábado por la mañana, según fuentes de la Policía.

El paro de buses se originó tras un ataque armado que delincuentes realizaron contra una unidad de la ruta 317, que presta sus servicios de San Miguel a Carolina.

En el ataque, al menos cinco personas resultaron lesionadas.

Sucedió el lunes de la semana pasada por la tarde, razón por la que los empresarios y empleados de las referidas rutas decidieron guardar sus unidades.

La Policía mantiene un dispositivo de vigilancia en las carreteras a los municipios de Sesorí, Ciudad Barrios y Carolina en San Miguel, además de la ruta a Guatajiagua en Morazán.

Pese a ello, los residentes de la zona aseguran que el temor sigue latente, pues creen que una vez la Policía y el Ejército cesen el plan de seguridad, quedarán a merced de las bandas delincuenciales que según ellos operan en la zona.

Empresarios transportistas aseguran que son al menos cuatro bandas delictivas las que operan en la zona norte y que mantienen atemorizada a la población.

Esperan que la Policía mantenga de forma permanente la seguridad y que a corto plazo hayan capturas de los delincuentes.

En lo que va del año, en la zona norte de San Miguel, al menos cuatro unidades del transporte colectivo han sido atacadas a balazos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación