Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Persiste oleaje alto y rápido

En las playas de La Libertad se esperan olas de 1.8 metros de altura y en la zona occidental serán de 1.7 metros

En la zona occidental, el oleaje de mayo causó daños severos. Fotos EDH/ omar carbonero

En la zona occidental, el oleaje de mayo causó daños severos. Fotos EDH/ omar carbonero

En la zona occidental, el oleaje de mayo causó daños severos. Fotos EDH/ omar carbonero

El Ministerio del Medio Ambiente (MARN) informó ayer por la mañana que hoy las costas salvadoreñas seguirán influenciadas por olas altas y rápidas, producto de las tormentas extra -tropicales en el Hemisferio Sur, por lo que piden precaución.

Aunque la Dirección de Protección Civil anunció también ayer que quedaba sin efecto la alerta amarilla por oleaje incrementado que afecta la zona costera desde el viernes pasado, sostuvo que se mantiene la alerta naranja en el muelle de la Libertad.

Debido a lo anterior el MARN ha pedido precaución a bañistas, surfistas, pescadores y transportistas de pequeñas y medianas embarcaciones, trabajadores y visitantes de muelles y puertos.

Según la cartera de Estado los valores típicos de velocidad y altura del oleaje frente a la costa salvadoreña son 35 kilómetros por hora y 1.2 metros de altura. Sin embargo, se esperan olas con velocidades de 45 kilómetros por hora y olas de 1.8 metros de altura en La Libertad.

La mayor parte de lanchas de pescadores artesanales permanecieron atracadas y varios de estos se quejaban de la prohibición de salir.

En la costa occidental las olas tendrán 1.7 metros de altura, lo mismo que en las playas de San Vicente y La Paz.

En algunos puntos que este matutino visitó ayer, como la Barra de Santiago, en Ahuachapán, se pudieron notar los estragos que el fuerte oleaje de mayo causó a la vegetación y a las construcciones mixtas y de palma que están a lo largo de la playa.

También se observó cómo algunos residentes se afanaban en construir barreras improvisadas, con madera y bambú, para evitar que el agua ingrese nuevamente a sus viviendas.

La gente se nota preocupada y algunos insisten en que nunca habían visto que las olas se elevaran tanto.

Se confirmó que en la zona los pescadores no están saliendo al mar. Algunos lo hacen en el estero y sólo con atarrayas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación