Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Perece tiburón ballena en costa oriental

El escualo medía, aproximadamente, cinco metros de largo y pesaba más de media tonelada, según expertos.

El animal llegó con vida a la orilla de la playa, pero murió minutos después. Foto EDH / insy mendoza

El animal llegó con vida a la orilla de la playa, pero murió minutos después. Foto EDH / insy mendoza

El animal llegó con vida a la orilla de la playa, pero murió minutos después. Foto EDH / insy mendoza

LA UNIÓN. Un tiburón ballena fue encontrado a orillas de la playa del caserío La Metaza, del cantón El Tamarindo, en la jurisdicción de Conchagua. El escualo fue encontrado vivo por los pobladores de la zona, pero murió minutos después de encallar.

Medía unos 5 metros de largo y tenía un peso de media tonelada. Eran aproximadamente las 4:00 de la mañana cuando los pescadores avistaron al animal, aún con vida.

Esos tiburones, conocidos como "pintados", son vistos con frecuencia en las costas del departamento, "pero no se capturan", dicen los pescadores, quienes desconocen las causas de la muerte.

"Cuando anda en movimiento de cazar a las presas para su alimentación, acostumbra andar en la orilla. Creemos que ha recibido un golpe, a lo mejor fue interno porque a simple vista no se le mira ningún daño; es posible que haya sido golpeado por un barco o en las redes de los pescadores", dice Luis Ventura, un pescador.

Dijo que le cortaría parte de las aletas para enviárselos a los biólogos de la Universidad de El Salvador. "Me lo pidió el profesor de biología marina", agregó.

Heydi Carballo, encargada de la unidad ambiental de la comuna de Conchagua, confirmó la versión de los pobladores, que aseguran que el tiburón aún estaba con vida en horas de la madrugada, pero posteriormente murió.

"Es conocido como pintado, pero el nombre científico es escualo, y es común en estas costas, es una especie tranquila, no ataca a las personas".

En julio de 2013, pero en la playa El Cuco de Chirilagua en San Miguel, aparecieron los restos de un ballenato de seis metros de largo y de una tortuga golfina que perecieron en la referida playa, al parecer, tras ser golpeados por embarcaciones.

Los cuerpos de ballenato y el quelonio estaban en un radio de medio kilómetro de la referida playa. En el caso del primero, encalló, aún con vida, alrededor de las 10:30 de la noche del sábado 12 de julio.

El animal se habría estrellado con un barco de gran tamaño y las lesiones se las provocaron las hélices del mismo.

En su momento, Néstor Herrera, director de Vida Silvestre del Ministerio de Medio Ambiente (Marn) confirmó que el ballenato pereció a consecuencia de las lesiones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación