Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pérdida por fuego en bodega de concentrados asciende a 300 mil dólares

Cientos de sacos que contenían concentrado para gallinas y ganado, así como materia prima para su elaboración fueron consumidos ayer.

Eso es parte del saldo que dejó ayer el incendio ocurrido en una bodega en el kilómetro 77 de la carretera que de Santa Ana conduce a Metapán, a la altura del cantón Cujucuyo, del municipio de Texistepeque.

Aunque cerca de la bodega hay varias casas, estas no fueron afectadas por las llamas.

Un empleado de la empresa, Miguel Ángel Duarte, relató que se percataron del hecho a las 6:30 de la mañana; sin embargo, recordó que media hora antes escucharon una explosión en la bodega.

Se enteraron de ello hasta que observaron las llamas que salían de la bodega. Inicialmente, trataron de controlar el incendio lanzando cubetas de agua. Pero esto resultó insuficientes, ya que el fuego se extendió rápidamente por el producto.

La falta de llaves de los candados de la bodega habría dificultado el ingreso de los empleados para sofocar las llamas en un primer momento.

"Son cuantiosas las pérdidas, calculo que son más de $300 mil solo en el concentrado, más otros materiales que se quemaron. Hay dos camiones también", indicó.

Agregó que solo en frijol había una inversión de $6 mil. Este iba a ser usado para mezclarlo con otra materia prima, como pescado, "coquito", maíz y hueso de res.

Duarte dijo que la bodega tiene cerca de siete años de funcionar en la zona y que nunca había ocurrido un percance similar.

El fuego fue tan intenso que provocó que algunas bases de hierro cedieran. Además, las láminas del techo quedaron retorcidas.

Un miembro del Cuerpo de Bomberos, el cabo Héctor Chinchilla, explicó que para controlar las llamas fue necesario el apoyo de unidades de Santa Ana, Metapán y Ahuachapán. Además de una pipa de agua que proporcionó la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda). También llevaron tres motobombas y una cisterna. Participaron 15 bomberos y 25 personas, entre empleados de la empresa y vecinos.

"No sabemos cómo se originó el incendio, posteriormente vamos a recoger información para poder determinar las causas posibles. Es un incendio de grandes proporciones porque tenemos tres horas y media de estar trabajando. Está controlado; pero no extinguido", afirmó el bombero ayer al mediodía.

Agregó que fue necesaria una retroexcavadora para remover el material incinerado, ya que era demasiado como para retirarlo manualmente y verificar que el fuego estuviera apagado por completo.

Chinchilla dijo que una persona resultó con quemaduras leves, mientras ayudaba a controlar el fuego, luego que una lámina caliente le cayera en la espalda.

Otros dos empleados sufrieron pequeñas heridas cuando removían láminas. Pero no fue necesario trasladarlos a un centro asistencial.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación