Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Peatones en peligro fuera de hospital

Los peatones corren el riesgo de ser atropellados, a utilizar la vía pública como sala de espera. Foto EDH / Mauricio Guevara

Los peatones corren el riesgo de ser atropellados, a utilizar la vía pública como sala de espera. Foto EDH / Mauricio Guevara

Los peatones corren el riesgo de ser atropellados, a utilizar la vía pública como sala de espera. Foto EDH / Mauricio Guevara

SANTA ANA. Decenas de santanecos llegan a diario a las afueras del banco de sangre del hospital nacional San Juan de Dios a esperar a que algún familiar o amigo realice la donación de sangre requerida.

Mientras esperan, hacen uso, como asiento, de un separador que está al centro de la calle, por donde pasan autos particulares y transporte colectivo, corriendo el riesgo de ser atropellados.

"Reconozco que es peligroso por los buses; pero, el banco no tiene una sala de espera donde estarnos", dijo el santaneco Rolando Torres.

La jefa del banco de sangre, Marta González, aseguró que esta situación es ajena a la institución ya que los donantes no deberían ser acompañados por ninguna otra persona.

"Lo que fomenta esta situación es el hecho de que muchas veces quienes vienen a donar son personas desconocidas y los familiares del paciente sienten la obligación de acompañarles", manifestó González.

La empleada explicó que la sala de espera de este lugar únicamente tiene espacio para 30 donadores de sangre; y en ocasiones son atendidos hasta 70, lo que los deja sin la posibilidad de hacerle un espacio al acompañante.

Algunas de estas personas que esperan afuera del banco de sangre consideraron como una opción viable que se coloquen bancas en la zona para que las personas puedan sentarse y no exponerse a ser atropellados.

Sin embargo, esta opción no es algo que le competa al nosocomio resolver, aseguraron.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación