Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pastores dicen que los delincuentes no respeta religión

En el centro de La Unión también hay temor por el accionar de los delincuentes. Foto edh /lucinda quintanilla

En el centro de La Unión también hay temor por el accionar de los delincuentes. Foto edh /lucinda quintanilla

En el centro de La Unión también hay temor por el accionar de los delincuentes. Foto edh /lucinda quintanilla

LA UNIÓN. La delincuencia no respeta ni iglesias ni religiones, al menos eso consideran algunos pastores de las más de 45 iglesias evangélicas que en ese departamento funcionan.

El pastor Salomón Bonilla aseguró que como iglesia en varias ocasiones han sido víctimas de asaltos, hurtos e incluso de extorsiones.

"No es la primera vez que un hermano llega a decirme que es amenazado por pandilleros que le piden extorsión", indicó Bonilla.

El religioso dijo que en una ocasión su esposa fue encañonada cuando circulaba por el municipio y le robaron lo poco que llevaba.

Pero "el irrespeto a Dios y a la iglesia" es tanto que el pastor indicó que "ya llegan a plena luz del día a robar lo que ahí tienen".

"Recientemente estábamos en una actividad religiosa y tres sujetos llegaron con tres armas y pusieron manos arriba a los hermanos y se llevaron las cosas que habían dentro", dijo Bonilla.

Por lo que consideran que la situación delincuencial está sobrepasando los límites.

Esta es una situación repetitiva en todas las iglesias de ese departamento.

"La sociedad vive atemorizada, porque ni las iglesias se salvan, antes por lo menos eso había, ahora ya no, todo les vale, nada respetan", aseveró el religioso.

Para los afectados la situación es la misma, pues el temor a ser víctimas de criminales no le deja denunciar los hechos y eso no permite que la situación cambie.

"La gente no tiene confianza en las autoridades, porque la información se filtra, más tardan en denunciar, que en que el victimario sepa", indicó Bonilla.

Del total de iglesias, el 95 por ciento ha sido afectadas por la delincuencia, sea por que sus pastores son extorsionados o porque han robado, dijeron los religiosos.

"Por ahora la situación se ve gris, no se esperan cambios, porque para ello deberían cambiar las estrategias de seguridad, y el crimen organizado ya echo sus raíces", detalló el pastor.

A pesar de todo esto, son las mismas iglesias las que se arriesgan con la creación de programas para prevenir la violencia en el departamento.

Bonilla indicó que tienen programas de visita a colonias consideradas de alta peligrosidad donde se reúnen con los jóvenes para enseñarles sobre Dios y evitar que se inmiscuyan en actividades delictivas.

"Nosotros los visitamos, tenemos programas con las escuelas de esas zonas, y es un trabajo de a poco que se hace y que esperamos pueda dar frutos a un mediano plazo", sostuvo el religioso.

Muestra de ese esfuerzo en el tema de prevención es que para finales de este año, las iglesias evangélicas en coordinación con la alcaldía de la localidad realizarán una jornada de tres días donde tendrá grupos invitados y predicadores internacionales para llegar a la conciencia de los unionenses, con varios temas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación