Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Paro en siete hospitales de Oriente afectó a cientos de pacientes

En cinco  de los siete   hospitales se suspendieron 51 cirugías, y 1,350 consultas externas, según Salud. 

Hospitales paro
Hospitales paro

ORIENTE. Recarga laboral, la necesidad de más doctores, falta de medicamentos para pacientes, elevadores en mal estado, la negativa de las autoridades de Salud a facilitar agua embotellada a los empleados de la red de salud pública son algunas de las situaciones que llevaron a que empleados de al menos siete hospitales nacionales de la zona oriental paralizaran labores, ayer.

La suspensión afectó a miles de usuarios de la red de hospitales y clínicas del Ministerio de Salud en los departamentos de San Miguel, Usulután y La Unión.  

Según el viceministro de Salud, Julio Robles, con el paro dejaron de brindar mil 350 consultas y se aplazaron 51 cirugías programadas.
El paro se registró en los hospitales de Usulután, Jiquilisco, Santiago de María, Nueva Guadalupe, Ciudad Barrios, San Miguel, La Unión, además de unidades médicas de la zona oriental. 

 Los manifestantes permitieron la atención de emergencias, cirugías programadas para pacientes ingresados y la atención a pacientes renales.
 Los servicios suspendidos fueron Consulta Externa, Rayos X y Laboratorio.

La directora del hospital regional San Juan de Dios de San Miguel, Juana de Canales, aseguró que debido a la protesta no se  permitió el acceso a personal del Registro Nacional de Personas Naturales para sacar los plantares de 20 recién nacidos, por lo que igual número de madres están aún dentro del nosocomio, pese a tener el alta.

María Rodezno, una paciente que llegó muy temprano al hospital San Pedro, en Usulután, dijo que llevaba alrededor de tres meses esperando que su hija recibiera consulta médica, pero que al llegar se encontraron con la protesta.

Igual situación fue la de  Mario Rosales, quien aseguró haber llegado con mucho esfuerzo al San Juan de Dios, de San Miguel, pero que la protesta era válida si se tomaba en cuenta que es por la falta de medicinas que experimenta ese hospital.

Sobre eso, el sindicalista Salvador Méndez,  aseguró que en el hospital de San Miguel tienen problemas tan graves como que de siete elevadores que posee el edificio, únicamente uno funciona, el cual usan los empleados para trasladar pacientes, alimentos para encamados, ropa de cama y cadáveres.

Agregó que las autoridades niegan que haya falta de medicamentos, pero que ayer, en menos de dos horas, vio salir  a más de  30 personas que iban a comprar  medicamentos que el hospital no tiene. 

La situación fue la misma en Usulután, en donde los protestantes aseguran que sufren acoso laboral de parte de la director de la Región Oriental de Salud.

Además se quejan  que no les proveen agua embotellada para consumo, pese a que Salud tiene una partida para ese rubro.  Esa última, es una queja general de los empleados de los hospitales de la región oriental.

José Ganuza, sindicalista del hospital San Pedro, explicó que la protesta sería levantada la tarde de ayer y tras ello, darían un compás de 72 horas de espera para que la dirección del hospital resuelva sus peticiones, como las de agua potable,  bajar la carga laboral y  la contratación de más doctores.

Sobre ese tema, José Cruz Rodríguez, vocero de los médicos del San Pedro, aseguró que piden la destitución del jefe de residentes por obligar a los médicos a laborar un promedio de 300 horas mensuales.

Solicitan la contratación inmediata de más doctores, pues solo hay 23 residentes que le hacen frente a un promedio de tres mil 500 pacientes por mes.

En  La Unión, José Santos Posada, promotor y secretario general del sindicato del hospital, manifestó que redujeron labores en un 80  por ciento y se suspendieron unas 150 consultas.

Las acciones de protesta también llegaron a las unidades médicas de Usulután, San Miguel y La Unión.

En San Miguel por ejemplo, la unidad médica del centro del municipio, no brindó consultas. Igual sucedió en La Unión en el barrio San Carlos, como también en las oficinas de los Sistemas Básicos de Salud Integral.

Salud dispuesto a negociar

El viceministro de Salud, Julio Robles Ticas indicó que fueron 51 cirugías y 1,350 consultas externas suspendidas por la huelga.
“Pero que voy a cerrar las instalaciones pera pedir recursos es un aspecto contradictorio”, dijo.

El funcionario aseguró que no están cerrados a entablar un diálogo con los huelguistas, específicamente con las juntas directivas de tres sindicatos.

Sin embargo, no descartan tomar medidas legales contra la huelga por atentar a la salud de los usuarios y además, exigir algunas medidas que no corresponde resolver al Ministerio de Salud.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación