Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Paran jornadas de fumigación por falta de químico en Salud

Las labores  fueron suspendidas el 17 de septiembre por falta del producto

El indice larvario de La Unión es del 12 por ciento; es decir que de 100 casas 12 tienen larvas de zancudo.

El indice larvario de La Unión es del 12 por ciento; es decir que de 100 casas 12 tienen larvas de zancudo. | Foto por Insy Mendoza

El indice larvario de La Unión es del 12 por ciento; es decir que de 100 casas 12 tienen larvas de zancudo.

LA UNIÓN. Pese a la proliferación de zancudos que han generado las lluvias que desde hace varios días se han sentido en el país y que son una inminente amenaza de brotes de dengue y chikungunya,  la Comisión Municipal de Protección Civil de La Unión, dejó a medias el plan de fumigación en  barrios y colonias del casco urbano, debido que al Ministerio de Salud se le terminó el químico que utilizan en las moto bombas fumigadoras.

Álvaro Figueroa, coordinador de la municipalidad de La Unión, confirmó que las acciones se han detenido porque en el Sistema Básico de Salud Integral (Sibasi) se quedaron cortos de la Deltramitina, que es el químico que le agrega al combustible de  bombas fumigadoras.

“Nos manifestaron que por estar en alerta amarilla en El Carmen y Santa Rosa de Lima, todos los recursos los estaban canalizando para esos lugares, pero estamos a la espera de retomarlos porque al parecer ya les está llegando el pedido”, dijo Figueroa.

Sin embargo, reiteró que el poco recurso que tenían  para ejecutar las jornadas de fumigación, lo estaban priorizando para hacerlo en las comunidades de alto riesgo del municipio de Santa Rosa de Lima, en donde  el indice larvario es alto.

Debido al esfuerzo conjunto y el sacrificio al que someten a los habitantes de la cabecera para apoyar otras zonas del departamentos, Salud solo trabajó 11 días en la cabecera, junto al personal de Protección Civil de la alcaldía.

Lograron fumigar unas mil viviendas. Luego se terminó el producto para llevar a cabo las tareas.
Primero abatizaron en los sectores de mayor reporte de casos sospechosos de dengue y de chikungunya.
 Esos lugares son  barrio Las Flores, San Antonio, San Carlos y Concepción, después hicieron la fumigación. 

A las comunidades  antes mencionados se suman las comunidades de la zona rural  como Condadillo, Agua Caliente, La Haciendita, La Bethel y zonas aledañas.

A esperar
Figueroa dijo que están a la espera que Salud les confirme que ya tienen la Deltramitina para reiniciar los trabajos.

Explicó  que hay sectores que no serán fumigados por la  delincuencia. A algunas zonas de esas son el barrio San Carlos, San Antonio, colonia La Rubio, y el Concepción.

“No queremos exponer a la gente que andamos trabajando y no hemos querido llevar seguridad a ciertos lugares para evitar confrontaciones”, agregó Figueroa. 

Concepción Escobar residente en el barrio San Carlos, indicó que “desde hace unos tres meses que llegaron los de la alcaldía a fumigar, pero no han regresado y hoy hemos quedado con más zancudo después de estas llenas de las mareas altas”.

La mujer agregó que no es justo que los encargados de Salud digan que no tienen el veneno para fumigar, pues es su responsabilidad como entidad encargada. 

Amalia Benítez, otra vecina indicó que “ya no me extraña que al Ministerio de Salud le falten los recursos es la historia de siempre, o no tienen abate suficiente, o no tienen combustible o veneno para hacer estas campañas”.

Se buscó la versión del Ministerio de Salud el pasado 29 de septiembre, un equipo de este medio llegó a las oficinas del SIBASI, ubicado en cantón Huisquil, pero el doctor Alberto García, gerente del SIBASI no se encontraba en la oficina.

Ayer a las 2:20 de la tarde se consultó vía telefónica a la misma oficina, para obtener una reacción en torno al tema, pero tampoco se obtuvo ninguna respuesta por parte del director.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación