Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

AGROPECUARIO

Para elaborar compost no se necesitan grandes espacios

En pocos meses puede contar con fertilizante de alta calidad a bajo costo

abono

Desde hacerlo en el jardín de casa hasta producir toneladas de producto, el proceso para obtener compost no tiene grandes complicaciones.  | Foto por elsalv

La demanda de nutrientes de todo ser vivo, incluso las plantas, es permanente y  de esto depende que sean vigorosas, brinden buenas cosechas, flores y follaje y sean resistentes a enfermedades.


Si usamos fertilizantes químicos, tendremos que invertir frecuentemente en ellos.


Pero conocer los procesos por lo que se forman estos nutrientes, nos permite elaborarlos en casa o en una propiedad agrícola.


Poco a poco

El nitrógeno lo obtienen las plantas en forma natural, de la descomposición de los desechos de animales y de los vegetales, además de la simbiosis con el rhizobium, un hongo microscópico; mientras que el fósforo y el potasio lo obtienen de las rocas y sales. 


 Una fuente promisoria para obtener nutrientes es el estiércol de animales, especialmente el generado por las granjas de cerdos, conejos y aves. 


En el Instituto San Andrés, aprovechamos el estiércol generado en las granjas para mezclarlo en cámaras o fosas en el suelo, con capas de biomasa vegetal y de tierra, para equilibrar el nitrógeno con el carbono y evitar los malos olores.


El estiércol, como toda materia orgánica, aporta al suelo estructura, capacidad de retención de agua y nutrientes.  Además contribuye a que los microorganismos del suelo mantengan una población aceptable (Un suelo sin vida microbiana es un suelo muerto).  


Los macro nutrientes que necesitan las plantas son el nitrógeno, fósforo y potasio, pero además requieren de una amplia variedad de micronutrientes.


Aprovechar la biomasa generadas por los vegetales, es una excelente alternativa.


Todo lo que consume una planta en su vida, lo devuelve al descomponerse.


 Toda la biomasa de las hojas de los árboles, del corte de la grama, los vegetales sobrantes de la cocina como las verduras, ramas y troncos generados en la poda, las frutas y especialmente las cáscaras de estas son fuentes de insumos que pueden ser aprovechados como una solución al proceso de fertilización  de nuestras plantas; especialmente del jardín, del huerto casero o del jardín comestible.


Técnicamente a esta práctica se le llama compostaje; el cual es el proceso biológico  aeróbico, mediante el cual los microorganismos actúan sobre la materia biodegradable, convirtiéndola en abono excelente para la agricultura. El compost es un nutriente que mejora la estructura del suelo y ayuda a la absorción de agua y nutrientes .


En cada casa, basta separar los componentes de la basura y unirlos  a la biomasa generada en el jardín, depositarla en capas en una cámara u hoyo en una esquina del jardín.


En pocos meses se obtendrá el fertilizante para las plantas. Como la transformación no es instantánea, es conveniente, hacer dos o tres huecos o cámaras, para aprovecharlas  a diferentes épocas o sea mientras dura la transformación en una cámara, se está cosechando el material de las otras.


 La materia orgánica favorece la estabilidad de la estructura de los agregados  del suelo agrícola, reduce la densidad  aparente, aumenta la porosidad y permeabilidad del suelo y aumenta su capacidad de retención de agua. 


Además mejora las propiedades químicas y es fuente y almacén de nutrientes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación