Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pandilleros cobraron "renta" en el evento

Mientras el niño, Gerardo Ernesto Mancía, hablaba con el Papa Francisco sobre la paz que debe reinar en el mundo, en la única calle de acceso a la colonia La Campanera, en Soyapango, varios pandilleros detenían a los vehículos que ingresaban al lugar para exigirles el pago de una especie de "peaje", mientras otros observaban los movimientos de las personas, informó la agencia internacional de noticias AFP.

Las personas que llegaban iban a presenciar el evento histórico de la plática entre el Pontífice y el joven salvadoreño.

Entre estos visitantes hubo periodistas nacionales e internacionales que tuvieron que realizar este pago, por intimidación de los "mareros".

"¡Cuidado con las maras!" le advirtió el Papa Francisco al joven estudiante salvadoreño Gerardo, quien lo escuchó este jueves en una videoconferencia desde un barrio de Soyapango, en la periferia de San Salvador, que controla una violenta pandilla.

El Papa lo animó a que, junto a sus compañeros de escuela y en su comunidad, trabaje en equipo para aprender.

Esta escuela en La Campanera atiende a 300 niños y jóvenes que reciben sus clases rodeados de casas de ladrillo, en donde son notorios los grafitis en paredes relacionados a la pandilla "Barrio 18" que domina en el lugar, considerado como uno de los más peligrosos del municipio, por parte de la policía.

Pero, sobre su presencia constante, los jóvenes estudiantes guardan silencio absoluto.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación