Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Oriente vive con temor a pesar de menos muertes

La PNC registró 461 homicidios hasta la tarde del jueves 19 de diciembre, 45 menos que 2012

El triple crimen fue registrado en el municipio de Lislique, del departamento de La Unión, en noviembre.

El triple crimen fue registrado en el municipio de Lislique, del departamento de La Unión, en noviembre.

El triple crimen fue registrado en el municipio de Lislique, del departamento de La Unión, en noviembre.

ORIENTE. Para las autoridades policiales en la región oriental este ha sido un buen año, ya que aseguraron que registraron una reducción de 45 homicidios si se comparan las 461 muertes ocurridas de enero hasta el 19 diciembre del 2013, con los que se contaron el año pasado que fueron 506.

Sin embargo, no todas son buenas noticias. A pesar de la reducción en las muertes de habitantes de la zona oriental, el clima de miedo es el mismo o peor para la mayor parte de ciudadanos.

Elizabeth Díaz es una de ellas. La mujer indicó que "pueda que haya menos muertes, pero eso no nos devuelve la seguridad porque el resto de delitos sigue latente y afectándonos directamente", aseguró.

Dijo que la cifra de desapariciones ahora es mayor y que esos no cuentan como fallecidos, que es como generalmente aparecen.

"Los robos, extorsiones, y ahora las desapariciones nos tienen preocupados. No podemos vivir tranquilos", sostuvo Díaz.

El sector empresarial es otro de los directamente afectados por la delincuencia; es más, muchos de sus empleados o los mismos empresarios han sido afectados con el asesinato de familiares o trabajadores.

Santiago Meléndez, presidente del grupo empresarial de Usulután, indicó que "la situación de inseguridad es muy grave y no se ve que mejore y lo percibimos cada vez que salimos a la calle porque no andamos tranquilos", dijo el empresario.

Consideró que un factor que no permite mejorar el clima de tranquilidad no sólo en la zona, sino a nivel nacional, es el cambio continuo de las autoridades de seguridad.

"Hay mucha inestabilidad en el tema de seguridad; han cambiado a demasiados ministros y no permiten que ellos se empapen y pueda nafrontar el tema como se debe", dijo Meléndez.

Según las estadísticas policiales, el departamento más violento en todo el año es Usulután con 167 homicidios, 21 muertes más que el año pasado.

Para Meléndez, el problema que aqueja a los usulutecos es que "aquí hay poco trabajo y los que no trabajan andan pensando en cómo hacer el mal. Necesitamos empleos".

Según el alcalde de Usulután, Francisco Meardi, las muertes se han dado en el área suburbana y que, al menos, en el centro de la ciudad cabecera la situación sí se ha tornado más tranquila en cuanto a homicidios, pero que persisten los hurtos y robos, sobre todo en época de fin de año.

Indicó que ellos como autoridades edilicias junto a la policía le han dado un abordaje preventivo al tema de delincuencia con la colocación de cámaras de video en el parque central de la ciudad. Al menos esta área no es acechada con homicidios, robos u otros ilícitos.

"Aquí hay mucha presencia de pandilla y la confrontación o purgas entre pandillas es lo que genera la mayor cantidad de muertes violentas", sostuvo el edil.

Meardi ve como solución que haya más acercamiento de las autoridades con la población para evitar que la inseguridad crezca.

"Entre más estrecha sea la relación de las autoridades con la población, esta más va a colaborar y a prevenir delitos", indicó el alcalde.

A diferencia de los usulutecos, el departamento que tuvo la mayor reducción de homicidios en la región fue San Miguel, con 47 casos de homicidios menos en comparación al año pasado, es decir sólo registraron 140 muertes violentas hasta la noche del 19 de diciembre.

Las autoridades policiales aseguran que estos resultados se deben a la operatividad implementada en la zona y al accionar para la prevención de delitos en la zona.

Otro de los municipios con un elevado número de muertes fue La Unión, donde se registraron 113 homicidios, diez menos respecto a 2012.

En el caso del departamento de Morazán es siempre el que registra menos muertes a nivel regional, y por ahora suman 41 asesinatos, nueve menos en comparación del 2012.

Las estadísticas policiales comprenden del 1 de enero de 2013 al 19 de diciembre de este año.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación