Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ordenar ciudades de oriente requiere más de $ 150 mil

El jefe del VMT en oriente dijo que el ordenamiento necesita gran inversión

La 2a. Calle Oriente y Poniente es donde se genera mucho tráfico en horas de mayor tráfico. Foto EDH/ Lucinda Quintanilla

La 2a. Calle Oriente y Poniente es donde se genera mucho tráfico en horas de mayor tráfico. Foto EDH/ Lucinda Quintanilla

La 2a. Calle Oriente y Poniente es donde se genera mucho tráfico en horas de mayor tráfico. Foto EDH/ Lucinda Quintanilla

ORIENTE. Ordenar las calles llenas de vendedores en las cabeceras departamentales de la zona oriental cuesta más de 150 mil dólares, según las autoridades del viceministerio de Transporte (VMT).

El problema es que no cuentan con el dinero para concretar el ordenamiento, lo que se ha vuelto una misión imposible para alcaldes y autoridades del VMT, quienes, por más que intentan, no logran cambiar el desorden que impera en esas ciudades.

El jefe del VMT en oriente, José Leonel Díaz, está consiente de esa realidad y aseguró que requieren del apoyo de las alcaldías y de una inversión que supera los 150 mil dólares para concretar el ordenamiento.

Díaz explicó que "para ordenar toda la zona se requiere de una gran inversión; en San Miguel, por ejemplo, se necesita una inversión de unos 60 mil dólares, el resto de ordenamientos rondaría entre los 25 y 35 mil dólares, por eso es un tema del que seguimos pendiente y gestionando".

El jefe indicó que dentro de los planes que tienen están reunirse con el sector empresarial de la zona, con el sector transporte y otros, para que puedan aportar en el tema y les ayude a avanzar.

Díaz señaló que, a parte del obstáculo financiero, se han enfrentado en algunas ciudades al poco o nulo apoyo de las alcaldías para avanzar y resolver el problema, por eso en ciudades como San Miguel y Santa Rosa de Lima, en La Unión, el desorden es más caótico.

"En cada municipio es indispensable que las alcaldías apoyen, porque muchos de los municipios en los que se trabajó las alcaldías invirtieron en parte, lo único que pidieron que les hiciéramos era el estudio técnico y eso facilita los procesos", explicó.

Agregó que en el caso de San Miguel y Santa Rosa de Lima, ambos ediles se cerraron y nunca quisieron reunirse para tratar el tema, por lo que esperan que en la nueva gestión si les apoyen, al menos en el caso de San Miguel.

Dijo que, como institución, en el caso de la cabecera migueleña, ya están trabajando de manera independiente en el cambio de recorridos de algunas rutas interurbanas e interdepartamentales, así como en el cambio de algunas paradas.

Mencionó que por ahora trabajan en la instalación de nuevas señales, señalización en las vías y esa sería la última fase de los trabajos que comenzaron con el cambio de sentido, y desde hace algunos años en la señalización en la zona del triángulo.

Agregó que hace falta liberar las vías del centro de la ciudad, y esa es la parte más compleja y donde requieren del apoyo de la municipalidad porque es la que regula las ventas que impiden el libre paso.

En el caso de Usulután mencionó que hubo un buen avance en al gestión de Francisco Meardi, por lo que esperan concretar con la nueva administración, de igual forma en La Unión y Gotera.

Por su parte, ciudadanos como Gisell Gómez, dijo que es urgente que ordenen la ciudad porque el tráfico en horas pico en San Miguel es terrible e impide el paso.

Élmer Pérez sostuvo que el desorden los generan todos los motoristas del transporte público, a los que se suman las ventas ubicadas en aceras y vías del centro de la ciudad.

Lamentan que, a pesar de que San Miguel es la más importante ciudad del oriente del país, sea desordenada.

Otros como Gilberto Larios, residente en Morazán, asegura que además de San Miguel, una ciudad desordenada es Santa Rosa de Lima en La Unión.

"Viajo a esas ciudades porque mi trabajo son las ventas, pero créame, llegar en carro a las horas pico a esas ciudades es una odisea", aseguró el comerciante.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación