Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Oleaje dejó severos daños en la franja costera del país

Las autoridades aún no han cuantificado las pérdidas económicas que dejó el fenómeno natural

El muelle del puerto de La Libertad resultó dañado por la marea extraordinaria, la que continuará hoy en la costa salvadoreña. Foto EDH / Marlon Hernández

El muelle del puerto de La Libertad resultó dañado por la marea extraordinaria, la que continuará hoy en la costa salvadoreña. Foto EDH / Marlon Hernández

El muelle del puerto de La Libertad resultó dañado por la marea extraordinaria, la que continuará hoy en la costa salvadoreña. Foto EDH / Marlon Hernández

Grandes pérdidas económicas que aún no han sido cuantificadas por las suspensión de operaciones en los puertos de Acajutla y La Libertad, además de la destrucción de 40 viviendas, 150 más afectadas y 162 inundadas, dejó como resultado el fenómeno de "el oleaje más rápido y alto" que afecta, desde el pasado sábado, las costa salvadoreña.

El recuento de los daños, de los cuales informó ayer la Dirección de Protección Civil, también dan cuenta de 843 evacuados, 514 albergados, 329 autoalbergados.

Además, registran daños en 117 ramadas, un vivero de tortugas, 18 manzanas de cultivo de marañón y dos lanchas volcadas.

Con base en esto, aún se mantiene la alerta verde emitida el pasado domingo.

Asimismo, el director de Protección Civil, Jorge Meléndez, indicó que Ahuachapán, Sonsonate, La Libertad, La Paz y Usulután son los departamentos en los que más se registran afectaciones.

En la zona del puerto de La Libertad, los pescadores reportan perdidas materiales.

"Casi el 80 % de los negocios en El Majahual se han perdido. Cualquiera puede constatar los enormes daños y lo más preocupante es cómo vamos a subsistir", comentó Antonio López, pescador afectado.

El oleaje provocó graves daños en el muelle del puerto de La Libertad, tanto que la grúa que subía y bajaba las lanchas colapsó ayer por la fuerza de las olas.

"De continuar con estas olas no tendremos qué comer, porque el mar y el muelle son nuestra fuente de empleo y por ahorita estamos sin percibir nada y sin nada que ofrecer al público", dijo el pescador Francisco Reyes.

El Ministro de Turismo, José Napoleón Duarte, visitó el muelle y constató los daños en la infraestructura.

El titular destacó que hubo afectación en luminarias, tendido eléctrico, banquetas, así como la destrucción en la fachada de los restaurantes del costado derecho del muelle, y daños mayores en el área de comercio de cócteles.

"Según las primeras valoraciones, los 65 arrendatarios que posee El Malecón se han visto afectados por daños en la infraestructura de sus negocios; son más de 165 familias afectadas en la zona, principalmente micro y pequeños empresarios", explicó.

A la vez anunció que el malecón estará cerrado desde ayer hasta el próximo 8 de mayo.

Suspenden clases

El Ministerio de Educación (Mined) informó que debido al fenómeno decidieron cerrar las instituciones públicas para prevenir desastres y por estructuras colapsadas.

En Sonsonate fueron suspendidas las clases en los centros escolares Barra Salada, La Coquera, Caserío Playa Metalío, Lisandro Larín Zepeda, Los Cóbanos e Instituto Nacional.

En el departamento de Ahuachapán no hay clases en los centros escolares El Zapote, Garita Palmera, El Tamarindo y Barra de Santiago. También se suspenden las clases en las escuelas del caserío Bola de Monte y del municipio de Jujutla.

Oriente afectado

El fuerte oleaje registrado el pasado fin de semana en la franja costera salvadoreña también afectó en las playas de la zona oriental, una de ellas fue El Espino, en el municipio usuluteco de Jucuarán, donde Protección Civil evacuó a 10 personas cuyas viviendas estaban en riesgo.

René Ramos, gobernador de Usulután, indicó que el fuerte oleaje se percibió a las 2:30 de la tarde del pasado 3 de mayo, y que tras la intensidad de las olas decidieron evacuar temporalmente a 10 personas que residían en las cercanías de la playa.

"Las personas de mayor riesgo fueron llevadas a la casa comunal de la comunidad la Icaquera, que fue la zona más afectada por la marea; pero al final de la tarde retornaron a sus casas", señaló Ramos.

Las olas de más de dos metros causaron el daño total de unas 350 ramadas que los comerciantes locales tenían para instalar sus ventas, además de 15 champas de lámina que eran esporádicamente usadas como viviendas por familias residentes del lugar.

Ramos dijo que en esa comunidad son unas 50 familias las que están en riesgo por el alto oleaje y que podrían ser potencialmente evacuados de continuar la intensa actividad de la marea.

Indicaron que, según los pronósticos, el oleaje alto continuaría para las próximas horas, por lo que las autoridades establecieron presencia permanente en la playa para verificar el fenómeno y actuar con evacuaciones si fuera necesario.

Ramos sostuvo que por ahora no están pensando en llevar ayuda a los afectados con la marea alta en la zona, porque no hay daños en las viviendas permanentes, aunque de existir, están preparados para reaccionar junto a las autoridades municipales.

Desde el pasado 27 de abril la Federación Salvadoreña de Surf alertó en su página de Facebook del fenómeno de olas extraordinarias, lo que las autoridades y los residentes de las zonas costeras dejaron de lado.

Un pescador de la zona del muelle reconoció que sí sabía que habrían oleaje alto, pero que "no me imagine que sería tan fuerte", contó.

Oleaje bajará

El Observatorio del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) pronosticó para hoy que el "oleaje retornará gradualmente a condiciones normales", el cual es de 1.2 metros de alto, a menos.

Además, pidieron precaución a bañistas y surfistas en playas y bocanas, pescadores y transportistas de pequeñas y medianas embarcaciones, y demás personas para que sean precavidos y que tomen las medidas necesarias para evitar cualquier percance.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación