Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Oficinas públicas adeudan $5 millones a tres alcaldías

Anda está entre las que más deben a las comunas de Santa Ana, Ahuachapán y Sonsonate

Muchas personas esperan las dispensas de multas e intereses para cancelar a las alcaldíasPropietarios de inmuebles y establecimientos deben una buena cantidad a la alcaldía de SonsonatePropietarios de inmuebles y de establecimientos deben una buena c

Muchas personas esperan las dispensas de multas e intereses para cancelar a las alcaldíasPropietarios de inmuebles y establecimientos deben una buena cantidad a la alcaldía de SonsonatePropietarios de...

Muchas personas esperan las dispensas de multas e intereses para cancelar a las alcaldíasPropietarios de inmuebles y establecimientos deben una buena cantidad a la alcaldía de SonsonatePropietarios de inmuebles y de establecimientos deben una buena cantidad de dinero a la alcaldía de Sonsonate.

OCCIDENTE. El gobierno, a través del Ministerio de Hacienda, insta a los contribuyentes salvadoreños a cancelar sus impuestos con el argumento de que lo recaudado sirve, entre otras cosas, para hacer obras.

Sin embargo, cuando le corresponde honrar sus deudas no lo hace, al menos con las alcaldías de las tres cabeceras departamentales en el occidente del país.

Las dependencias de gobierno adeudan a las tres alcaldías $5,089,277 en concepto de tasas e impuestos.

Algunas de las deudas con las comunas datan desde 1999, sin que hasta la fecha las oficinas gubernamentales hayan cancelado, a pesar de los esfuerzos que las alcaldías han hecho para que esos fondos entren al erario municipal.

"Hemos enviado cartas a la gente del gobierno porque, insisto, no se le debe a la alcaldía, se le debe al municipio; a los habitantes, porque es ahí donde invertimos los recursos", dijo el alcalde santaneco, Alfredo Peñate.

Pese a esas solicitudes no han tenido una respuesta favorable, lamentó.

Seis instituciones públicas deben a esta alcaldía $2,216,578.

En Ahuachapán, diez entidades, algunas de ellas son las mismas que en Santa Ana, deben $1,342,521; mientras que en Sonsonate, seis dependencias adeudan $1,530,177, de acuerdo con los datos brindados por las municipalidades.

La Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados es la entidad que adeuda más del 50% del total de lo que les deben a las tres alcaldías juntas. Su deuda asciende a $2,635,122.42.

El alcalde de Sonsonate, Roberto Aquino, reconoció que recuperar la deuda que tienen las dependencias gubernamentales es muy difícil, porque estas funcionan a través de presupuestos asignados de forma anual.

En estos no se incluyen los pagos que deben de realizar a las municipalidad, lamentó el edil.

Aquino dijo que las alcaldías no tienen medidas "coercitivas" para obligar el pago de los contribuyentes, tal como tiene, por ejemplo Anda y Clesa, que cuando no les cancelan los servicios, los desconectan de las viviendas.

El edil expresó que a partir de diciembre están realizando el cobro a través del recibo de energía eléctrica.

Pero reconoció que no es una solución real para hacer presión, ya que los usuarios pueden ir a Clesa para cancelar sólo el servicio de energía eléctrica.

Las deudas están reflejadas en los datos proporcionados por la Oficina de Información y Respuesta (OIR) de la alcaldía santaneca y de los departamentos de comunicaciones de las municipalidades de Ahuachapán y Sonsonate.

Aunque la deuda de los ciudadanos de estos municipios en concepto de tasas es grande, las alcaldías resienten más la mora de las entidades públicas, por lo difícil que es su recuperación.

Además, la comuna santaneca proyecta obtener más ingresos a partir del próximo año, en concepto de tasas promoviendo procesos judiciales contra los morosos.

Así lo dijo el alcalde, Alfredo Peñate, a inicios de diciembre cuando anunció que por última vez su administración aprobó una dispensa de multas e intereses, para la mora en tasas e impuestos.

A partir del otro año será a través de llamadas telefónicas la forma de cómo prevén hacer que los contribuyentes honren dichas responsabilidades.

Contrario a lo que se pretende en Santa Ana, en Sonsonate descartan iniciar procesos judiciales para la recuperación de la mora, ya que eso podría llevar al cierre de establecimientos, por ejemplo.

"El cierre de negocios sería contraproducente en el momento crítico en que vivimos", reconoció el edil.

Expresó que desde diciembre hay una dispensa de intereses y multas para las personas que están en mora.

En esta municipalidad, solo los establecimientos e inmuebles mantienen una deuda de $6,210,907.

Irónicamente en Santa Ana, la deuda es mucho menor, de acuerdo al gerente financiero, Martín Flores.

Manifestó que lo que adeudan los contribuyentes son $600 mil. Esperan recuperarlos con la dispensa.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación