Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obispo abrió nuevo proyecto de acogida a personas enfermas

Como Jesús dio comida material, también la iglesia debe hacerlo, dice el dirigente católico

SAN MIGUEL. El proyecto en el que durante el último lustro ha pensado el párroco de San Nicolás y su comunidad, fue inaugurado el viernes por el obispo migueleño, monseñor Miguel Ángel Morán: La Casa del Peregrino Divino Niño Jesús.

Es un hogar que se sitúa frente al templo parroquial y al hospital San Juan de Dios y que fue creado, a base de esfuerzo y sacrificio, para acoger a los enfermos y sus parientes, siempre y cuando sean de escasos recursos.

Juana de Canales, representante del hospital, dijo que habilitar un sitio de acogida era una necesidad apremiante en el nosocomio y se mostró satisfecha de que esta parroquia haya pensado con confortar a los necesitados, que sufren.

El obispo Morán detalló que el proyecto no es otra cosa que concretizar la pastoral social de la iglesia. "Ya Jesús mismo atendió a los enfermos, no solo les predicó, sino que vio las necesidades que ellos tenían; no solo hay que orar sino llevar la fe a la practica en el amor al prójimo".

El párroco de San Nicolás, Leodán Hernández, explicó que la ubicación del templo, por estar frente al nosocomio, exige una obra de caridad de esta envergadura.

También argumentó que el proyecto nació con la idea misma de la construcción del templo, que se construye desde hace más de una década y que aún no está listo.

"Nos enteramos de que vendían esta casa y decidimos, junto con el consejo parroquial y la Asociación de Devotos del Divino Niño, que podíamos recurrir a un préstamo para comprarla", expresó Hernández.

Le dieron forma al proyecto y a remodelar el inmueble. Crearon instalaciones cómodas y compraron "cama dignas porque la idea es dignificar a la gente", añadió.

El proyecto no solo dará un lugar cómodo a los pacientes del nosocomio, sino también artículos para su aseo, cena y desayuno.

De Canales indicó que ya han creado en el nosocomio un mecanismo para identificar a las personas que podrán alojar en el hostal benéficos y argumentó que tanto el área de trabajo social y las enfermeras tienen lineamientos para extender notas con las que los beneficiarios se presentarán al hogar, para ser alojados y alimentados.

El obispo añadió que en La Casa del Peregrino Divino Niño Jesús también acogerán a personas de credos distintos al catolicismo. "Hay que ver la necesidad de la gente y esa necesidad y dolor no respetan fronteras, ni culturas, ni credos", dijo.

Hernández y sus parroquianos confían en la providencia de Dios para pagar pronto el préstamo con el que adquirieron la casa y están abiertos a donativos económicos o en alimentos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación