Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Niños sonsonatecos participan en solemne procesión

La Hermandad infantil de Jesús Nazareno en Sonsonate, nació con el objetivo de darles continuidad a las tradiciones y a la fe religiosa que el municipio vive cada Semana Santa.

Esta tradición religiosa surgió gracias a la iniciativa y entusiasmo de un grupo de padres de familia.

"Ellos estaban interesados en que sus hijos participaran y vivieran las celebraciones religiosas de la época", dice Oswaldo Enrique Larín Deleón, Vicepresidente de la Hermandad infantil de Jesús Nazareno.

Fue en el año 2003, cuando se organizó la primera procesión en la que participaron cerca de 700 infantes.

El número de niños y jóvenes que cargan las imágenes se ha mantenido con el paso de los años.

Esta actividad se desarrolla todos los domingos de Ramos, en horas de la tarde.

Los cargadores que llevan en hombros el anda recorren las principales calles llevando sobre sus espaldas las imágenes de Jesús Nazareno y la Santísima Virgen María.

Las esculturas están montadas sobre una tarima que mide 7.5 metros de largo y 2.5 de ancho, las cuales fueron fabricadas por artesanos de Izalco.

Debido al tamaño de las andas, se necesitan 40 cargadores para movilizarla durante el recorrido.

El cortejo religioso está formado por un grupo de custodios, quienes aún no pueden cargar la estructura.

Todos tienen menos de 7 años de edad y pertenecen a la misma hermandad.

La ciudad realiza esta procesión llena de mucho entusiasmo y religiosidad en la que participan exclusivamente niños de la Hermandad Infantil de Jesús Nazareno.

Todos los años las calles lucen abarrotadas de feligreses, quienes participan activamente en cada una de las celebraciones religiosas que se organizan en la ciudad.

Gracias al fervor religioso que se vive durante esta época, los infantes esperan con ansias la llegada de la Semana Santa para lucir con orgullo y devoción la vestimenta que los identifica como miembros de la agrupación.

El vestuario de los varones es similar al que utilizan los adultos de la Hermandad de Jesús del Nazareno, a excepción del lazo que va en la cintura.

Túnica morada, zapatos y calcetines negros, pañoletas blancas, fajín blanco y capirote morado, complementan el atuendo.

Mientras que las niñas utilizan mantilla, vestido y calcetines blancos, además de zapatos negros.

El recorrido de la procesión dura unas cuatro horas y transita las principales calles de la ciudad.

El punto de inicio y llegada es la Catedral de la Santísima Trinidad, lugar en el que los niños son recibidos por sus orgullosos padres.

Mientras el olor a incienso se va disipando, los niños descansan y se hidratan para retomar energías y participar en todas las actividades de la Semana Mayor.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación