Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Niños con discapacidad conocen labor del Cuerpo de Bomberos

Uno de los objetivo es que jóvenes conozcan trabajo de instituciones

Los alumnos también manipularon algunas de las herramientas. Foto EDH / CRISTIAN DÍAZ

Los alumnos también manipularon algunas de las herramientas. Foto EDH / CRISTIAN DÍAZ

Los alumnos también manipularon algunas de las herramientas. Foto EDH / CRISTIAN DÍAZ

SANTA ANA. Mucho de los alumnos de la Escuela Santaneca de Enseñanza Especializada (Esaes) tuvieron ayer contacto por primera vez con miembros del Cuerpo de Bomberos de la ciudad, quienes llegaron a la institución para explicarles la labor que realizan y las herramientas que utilizan.

La escuela atiende a jóvenes que presentan limitaciones visuales, problemas de audición y lenguaje, déficit de atención, autismo, problemas de conducta y trastornos neuromotrices.

La mayoría de alumnos sólo había visto a los bomberos a través de series que se transmiten en la televisión.

Por ello, cuando ingresó a la escuela una de las cisternas que utilizan, los jóvenes se mostraron emocionados.

El grupo de bomberos interactuó con los estudiantes, quienes les realizaron preguntas sobre el riesgo que corren al apagar incendios.

Al final de la jornada, los jóvenes tuvieron la oportunidad de lanzar agua a través de la manguera de la cisterna, lo que despertó mayor alegría en ellos.

"Fue una actividad bonita porque los bomberos nos hablaron sobre su trabajo y aprendimos de ellos", dijo uno de los estudiantes, Francisco C., de 11 años.

El director de la escuela, Israel Figueroa, explicó que periódicamente llegan miembros de diversas entidades gubernamentales para dar a conocer el trabajo que realizan y dar información más objetiva a los alumnos.

"Esto ayuda para que el niño desarrolle procesos de observación, concentración y de lenguaje porque son más espontáneos al preguntar", explicó Figueroa.

Agregó que también les ayuda a tener pensamientos mejor organizados y conocen el tipo de instituciones que operan en la ciudad de una manera práctica y no solo a través de una clase.

Arelí de Zamora, madre de familia, expresó que a través de estas actividades ha visto cambios positivos en su hija de seis años, quien padece de autismo.

"En nuestro diario vivir no les mostramos las herramientas que usan los bomberos; entonces esto ya les queda a ellos memorizado y les ayuda a ampliar sus conocimientos"; dijo al reconocer además, que su hija se muestra más relajada cuando realizan estas actividades.

El cabo Héctor Chinchilla, del Cuerpo de Bomberos, dijo que desarrollan un programa desde hace tres años en el que enseñan una cultura de prevención a los estudiantes.

Éste se desarrolla durante el año en todas las escuelas de la ciudad. Los alumnos también aprenden cómo actuar durante una emergencia y los números telefónicos que deben de marcar.

El cabo reconoció que las escuelas son propensas a un incendio por las condiciones en sus infraestructuras, principalmente, en sus sistemas eléctricos.

La próxima semana habrá una jornada de salud en la escuela.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación