Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Nahuaterique, una generación en el olvido

Los salvadoreños que habitan en el exbolsón de Nahuaterique, que hoy pertenece a Honduras tras el fallo de La Haya en 1992, se sienten olvidados y resienten la falta de inversión en salud, educación, e infraestructura

Nahuaterique, una generación en el olvido

Nahuaterique, una generación en el olvido

Nahuaterique, una generación en el olvido

Han pasado 21 años desde que el exbolsón salvadoreño de Nahuaterique pasó a formar parte del territorio de Honduras tras el fallo de La Haya en septiembre de 1992. Desde esa fecha, los habitantes salvadoreños que quedaron en esa tierra se sienten abandonados.

Los más de 7 mil 500 habitantes salvadoreños resienten el retraso progresivo en educación, salud e inversión en infraestructura básica.

Las calles de Nahuaterique aún son de barro y difícil acceso, las casas en su mayoría son de madera y barro, y las escuelas en el sector tienen muchas carencias que limitan el aprendizaje.

La inconformidad de los pobladores aún se siente al no ser tomados en cuenta por los gobiernos de Honduras y El Salvador.

Nahuaterique cuenta con una iglesia precolombina y una pequeñísima plaza en donde se reúnen algunos pobladores para preguntarse cómo les trata la vida.

Pedro Amaya, representante del Consejo Municipal Indígena Lenca, manifestó que su pueblo ha sido totalmente abandonado y olvidado desde el fallo de La Haya.

"Somos una población muy grande con más siete mil 500 personas de nacionalidad salvadoreña que aún esperamos que los gobiernos de Honduras y El Salvador metan proyectos de progreso en nuestro lugar", manifestó Amaya.

Dijo que Nahuaterique es difícil de visitar por el poco transporte que hay, y porque las calles están en pésimas condiciones.

La infraestructura en salud es precaria. Hay una unidad de salud ineficiente con una enfermera, un ayudante comunitario y un estudiante de medicina, para una población muy grande.

La clínica no cuenta con medicinas para atender las diversas enfermedades o atender un parto.

"Solo se cuenta con medicina casera como, por ejemplo para el dolor de cabeza entre otras para la gripe", dijo Pedro Amaya, advirtiendo que no cuentan con un doctor de verdad, por lo cual tienen que viajar hasta la Unidad de Salud de Pequín, en Morazán.

Tampoco cuentan con una ambulancia al servicio de la población, por lo que tienen que caminar varias horas para llegar a la unidad de salud de Pequín para ser atendidos.

Pedro Amaya manifestó que el 27 de julio de este año se presentó a Palo Blanco, un poblado cercano a Nahuaterique, una brigada médica que era dirigida por el Décimo Batallón de Infantería de Marcala, a través del Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada de Honduras, a repartir medicinas vencidas y próximas a vencer ; por esa causa muchos campesinos y habitantes casi se intoxican.

La educación

Al Centro Educativo Básico Higueras de Nahuaterique, asisten más de 200 alumnos en grados que van desde 1° a 9° grado, un 95 % de ellos son salvadoreños y solo reciben historia de Honduras. Las clases las reciben en viejas aulas.

El director de ese centro educativo, el hondureño Marco Antonio Pérez, dijo que encontró la escuela con grandes deficiencias, las cuales no han podido solventar.

Hahuaterique está olvidado, para sus pobladores, la doble nacionalidad no importa, sino el que les atiendan sus necesidades para poder salir del subdesarrollo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación