Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mujeres reciben capacitación en manualidades

Las elaboran a base de conchas de mar y la idea es que quienes aprendan, monten pequeños negocios.

La materia prima para los cursos la extraen o encuentran a orillas del mar.

La materia prima para los cursos la extraen o encuentran a orillas del mar. | Foto por elsalv

La materia prima para los cursos la extraen o encuentran a orillas del mar.

LA UNIÓN. La Agencia de Desarrollo Local  (Adel) de La Unión desarrolla en la Casa de La Cultura un taller de manualidades a base de conchas del mar. La jornada es de  ocho horas diarias y durará ocho días. Actualmente la asistencia es de 10 mujeres, la mayoría  de la tercera edad y proceden de diferentes barrios y colonias de la ciudad. 

Gustavo Alvarado, instructor en el curso, detalló que el taller está enfocado en los pequeños socios que tiene Adel para ayudarles a impulsar el emprendimiento a los sectores de La Pesquera y Campo Villalta del barrio San Carlos, con el objetivo de que en tiempos de veda o poca pesca, la gente se dedique a hacer artesanías y tengan un ingreso económico sin depender de la faena en el mar.

Los participantes dedicaron un día a recoger conchas y caracoles a orillas de la bahía, pues son su materia prima.

 El resto de materiales como  pintura, pegamento, madera y las pistolas eléctricas los pone el consultor del proyecto, en este caso el instructor.

Alvarado dijo que los trozos de madera son desperdicios que dejan las carpinterías o cáscaras viejas de árboles y que  “la concha es una artesanía reciclable donde se pone la creatividad y se hace una gran variedad de figuras, incluso hasta los viejos cuadros se reciclan y se tornan en bonitos adornos para el hogar”.

Cecilia Espinoza, de 63 años de edad, maestra jubilada hace un año, es una de las que asiste al taller.

 Toda oportunidad que se le presenta para aprender un oficio o manualidades asiste. Dijo que las artesanías en conchas del mar es muy gustado por la población y por esa razón está aprendiendo, aunque ya asistió a otros cursos similares.

“Esto es de gran beneficio porque yo hago mis artesanías, ya sea bordados, piñatas, en croché, la bisutería  y de todo lo que he aprendido salgo a vender en las ferias de diciembre”.

Otra de las beneficiadas es Lucrecia Hernández, del barrio Concepción, quien asegura que el taller es un entretenimiento para las personas adultas o de la tercera edad y al final tienen beneficios económicos al elaborar sus propias artesanías y venderlas.

Mario Chavarría, coordinador de Adel, detalló que el taller está dirigido a las personas de La Unión, aunque también se convocó a las cooperativas de pescadores.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación