Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Movimiento apostólico de Schoenstatt celebrará 100 años

El sábado 17 de octubre oficiarán una misa de acción de gracias en la Parroquia del Divino Niño

Doña Ana Mercedes Gutiérrez y Patricia de Vázquez junto a la réplica del santuario a la imagen de la virgen de Schoenstatt. Foto EDH / Lissette mONTERROSALa coordinadora de las peregrinas en el país tuvo la oportunidad de llevar la bandera de El Salv

Doña Ana Mercedes Gutiérrez y Patricia de Vázquez junto a la réplica del santuario a la imagen de la virgen de Schoenstatt. Foto EDH / Lissette mONTERROSALa coordinadora...

Doña Ana Mercedes Gutiérrez y Patricia de Vázquez junto a la réplica del santuario a la imagen de la virgen de Schoenstatt. Foto EDH / Lissette mONTERROSALa coordinadora de las peregrinas en el país tuvo la oportunidad de llevar la bandera de El Salvador al santuario en Alemania. Cerca del santuario

El Movimiento Apostólico de la Virgen de Schoesntatt en El Salvador conmemorará un siglo de fundación de este apostolado este sábado a las 10:00 de la mañana con una misa en la parroquia del Divino Niño, de la colonia Escalón.

La solemne ceremonia será oficiada por el nuncio apostólico, monseñor León Kalenga y concelebrada por monseñor Jesús Delgado.

En esta misa solemne participarán las misioneras salvadoreñas de este movimiento, para darle gracias a la Virgen en su advocación de "madre, reina y vencedora, tres veces admirable de Schoensttat", por llevarlas de la mano en su camino hacia Dios.

Según Ana Mercedes Gutiérrez, coordinadora de las misioneras en El Salvador "La misión de un Schoenstattiano es vivir una vida de alegría, de entrega y de santificación en la vida diaria".

Estas misioneras se encargan de peregrinar junto a la imagen de la Virgen y divulgar la advocación en los hogares católicos.

"La Santísima Virgen está urgida de transformar los hogares porque ellos son el núcleo de la sociedad", dijo la coordinadora.

Doña Ana Mercedes, quien conoció este movimiento en México, tras una dura prueba de vida, se ha encargado de divulgar la devoción a la Virgen con otras familias que llegan a su hogar santuario.

"La misioneras peregrinas somos los instrumentos para llevar a la imagen de la Virgen de visita a los hogares", añadió la coordinadora.

Este apostolado católico enfatiza la importancia de vivir de acuerdo con las enseñanzas del evangelio de Cristo a través de la conducción y el ejemplo de María.

Fue fundado el 18 de octubre de 1914 por el padre José Kentenich en el valle de Schoenstatt, en la región del río Rin, en la parte oeste central de Alemania.

El padre Kentenich, junto a un grupo de estudiantes del seminario, sellaron una alianza de amor con María, en la capilla de Schoenstatt, situada en los jardines del seminario de los sacerdotes Palotinos, la cual se convirtió en un santuario de oración mariana y y en el centro de un movimiento internacional de renovación para la Iglesia y el mundo actual.

En los años que siguieron, Kentenich, formó las comunidades sacerdotales y laicales que componen este apostolado.

En 1941, fue enviado al campo de concentración de Dachau, donde permaneció hasta abril de 1945. Allí consolidó su obra y le dio alcances internacionales.

A partir de 1949 la Iglesia sometió a prueba a la Obra de Schoenstatt y la mayor parte de esos años los pasó el fundador en Milwaukee (EE. UU.). En 1965 regresó a Schoenstatt, y sin atender a su avanzada edad, se dedicó con todas sus energías a la dirección de su obra, extendida por todo el mundo.

Según Gutiérrez, el padre Kentenich se adelantó al Concilio Vaticano II, dando la oportunidad a los laicos de formar parte de la iglesia.

Actualmente, hay más de 200 santuarios en todo el mundo así como movimientos de peregrinos laicos en diferentes países.

Para mayor información sobre el movimiento puede llamar a la parroquia del Divino Niño al 2562-6298.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación