Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mitigarán riesgo en volcán y capacitarán a lugareños

Comuna migueleña definió obras. Chinameca se lamenta de parsimonia de Gobernación

En la gráfica se aprecia una de las nuevas cárcavas que causaron las lluvias. Foto EDH Francisco Torres

En la gráfica se aprecia una de las nuevas cárcavas que causaron las lluvias. Foto EDH Francisco Torres

En la gráfica se aprecia una de las nuevas cárcavas que causaron las lluvias. Foto EDH Francisco Torres

SAN MIGUEL. La comisión municipal de Protección Civil decidió poner manos a la obra para mitigar el riesgo que representan los posibles deslaves del volcán Chaparrastique. Para ello contará con el respaldo de la comisión departamental de la entidad.

Óscar Portillo, de la comisión municipal, explicó que al final de esta semana iniciarán la limpieza de azolvamientos de varios gaviones que fueron construidos cerca del cantón El Carreto, luego de los terremotos de 2001.

Además, construirán pequeñas bordas en la ruta de los deslaves, con la idea de que en la medida en que el agua o lodo descienda, las bordas vayan restándole fuerza y velocidad, para que no cause tanto daño en caso de llegar hasta el casco del cantón.

Asimismo repararán algunas bordas que cumplían con ese fin, pero que con el paso del tiempo y los deslaves de las últimas semanas, están seriamente dañadas.

Para realizar estos trabajos la comisión departamental de Protección Civil puso a disposición de la comuna la maquinaria del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

No obstante, la comuna costeará el combustible para estas, así como pagará alimentación de los empleados, y el uso de la maquinaria propia de la municipalidad.

"Es bien difícil dar un monto estimado de lo que como alcaldía vamos a invertir, pero si contabilizamos hora de trabajo de los empleados y de la maquinaria nuestra, creo que serán entre 10 y 15 mil dólares", indicó Portillo.

A eso se suma el aporte que brindará el MOP con su maquinaria y empleados.

Pero la intervención que realizarán en el cantón El Carreto y comunidades vecinas no tiene que ver solo con las obras de mitigación, sino también con un plan más integral que tendrá varios componentes.

La idea es que mientras los técnicos construyen y limpian los diques, otro grupo de expertos estará realizando un nuevo mapeo de la zona, en el que pretenden incluir los nuevos sitios que con las tormentas se convierten en quebradas, como los pasajes principales de la comunidad.

A partir de ese mapeo y de un censo que también iniciará a finales de esta semana, construirán una guía actualizada de posibles rutas de evacuación, además de evaluar las escuelas y hasta viviendas particulares que puedan ser usadas como albergues.

Al tener toda esta información, la comisión municipal dará capacitaciones a los vecinos y crearán comisiones vecinales de Protección Civil, a las que esperan dotar de herramientas y medios de comunicación para afrontar posibles desgracias.

A Mabel Cuadra, una lugareña, le parece que las autoridades han tardado demasiado en hacerles llegar la información respecto a la vulnerabilidad que les pone en peligro.

"Nosotros quisiéramos saber si están haciendo algo, si realmente van a actuar porque en la comunidad no vemos nada claro", se quejó.

Un lento engranaje

Las obras de mitigación que estarían iniciando entre viernes y sábado son una iniciativa de la comisión municipal, porque en la gobernación se pasaron meses analizando el problema y no reaccionaron.

De ahí se desprenden un gran problema: las obras, por ser lideradas por la comisión municipal, solo se desarrollaran en la jurisdicción de San Miguel, lo que deja en vilo a decenas de caseríos en situación de vulnerabilidad que están en la comprensión del municipio de Chinameca.

El alcalde chinamequense, Saúl Rivas, fue ayer hasta el despacho del ministro de gobernación, Ernesto Zelayandía, para pedirle que respalde a las comunidades de su municipio, porque sospecha que están politizando el tema del riesgo por deslaves.

"La gente de la gobernación lo único que busca es irse a tomar fotos en el volcán o dar entrevistas, pero no están trabajando", arremetió el edil.

Lo dice porque afirma que tiene semanas de estar solicitado que la gobernación les ayude a conseguir un tractor de banda para poder limpiar los azolvamientos de varios gaviones que hay en su municipio, pero no le han dado una respuesta.

El Diario de Hoy trató de conocer las reacciones de la gobernación, pero no fue posible, dado que el titular, Sergio Benavides, abandonó el cargo de manera temporal, para afrontar una acusación por acoso sexual.

Pero el abandono temporal de Benavides complica aún más la capacidad de reacción de la comisión departamental de Protección Civil, porque el gobernador no dejó un plan de trabajo definido para hacerle frente al problema que preocupa a quienes habitan en las faldas del volcán.

El riesgo de deslaves tiene preocupadas tanto a las autoridades municipales, departamentales y sobre todo a los vecinos, porque tras el incendio que redujo a cenizas 500 hectáreas de zona boscosa y maleza, las inclinadas faldas del volcán quedaron desprotegidas, sin barreras vivas.

Eso ha generado al menos 40 viviendas inundadas de lodo, porque sin barreras naturales, el agua arrastra correntadas de lodo que van a parar a los caseríos, tal y como EDH lo publicó recientemente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación