Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ministra Pohl defiende aval a proyecto Ipsfa

Califica de “ejemplar” evaluación que se hizo a proyecto Kuaukali en Nvo. Cuscatlán

Zona de construcción de casas en la finca Florencia de Nuevo Cuscatlán.

Zona de construcción de casas en la finca Florencia de Nuevo Cuscatlán. | Foto por elsalv

Zona de construcción de casas en la finca Florencia de Nuevo Cuscatlán.

LALIBERTAD. Pese a que en la finca Florencia, de Nuevo Cuscatlán, se talaron más de 400 árboles para darle paso a la construcción de viviendas que realiza el Instituto de Previsión de la Fuerza Armada (Ipsfa), la ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Lina Pohl, dijo que no revertirá el permiso otorgado, y por el contrario, lo catalogó como un proyecto “bueno” y “ejemplar”.

“Este proyecto es un buen ejemplo de como funciona, y funciona bien el nuevo sistema de evaluación ambiental. Este proyecto es el resultado de combinar las necesidades de inversión en este país con la protección de los recursos naturales”, manifestó la ministra del Ambiente, tras una conferencia de prensa sobre los efectos de la sequía en el  país producto del fenómeno “El niño”.

Se le preguntó a la funcionaria si dada la significativa zona deforestada en la finca Florencia se podría revertir el permiso otorgado por ese ministerio al Ipsfa para ejecutar el complejo habitacional Kuaukali, o en su defecto, no darían permisos a otros proyectos que tiene esa institución en evaluación para construir casas en la misma finca Florencia, y ésta fue su respuesta.

“En un inicio el proyecto Kuaukali tenía proyectado hacer 347 viviendas y 103 lotes en 80 hectáreas de la zona de la cordillera de El Bálsamo; el resultado después de la evaluación ambiental es que se les permitió la construcción de 131 viviendas en 10 hectáreas de terreno”, argumentó Lina Pohl.

  Añadió que de las 10 hectáreas de terreno que les fueron avaladas al proyecto Kuaukali para la construcción de casas, 2 deben ser destinadas para la reforestación de áreas naturales.

Pero adicionalmente a lo anterior, a los propietarios se le impusieron otras medidas compensatorias que debe de realizar paralelas al proyecto de viviendas.

“Las medidas de compensación que se tienen que dar, en primer lugar una compensación económica  a través del Fondo Ambiental (Fonaes) que es alrededor de $100 mil dólares; tienen además que sembrar una gran cantidad de árboles y de arbustos  en varias de las zonas aledañas al proyecto y fuera del proyecto”, explicó la ministra.

En Cordillera El Bálsamo
Aunque la finca Florencia, donde se construye el plan  habitacional, y donde están en trámites otros proyectos de construcción similares, se encuentra en la zona la Cordillera El Bálsamo, Pohl aseguró que se respetan las áreas naturales protegidas.

“Nosotros no permitimos la construcción de ninguna vivienda en las laderas de la Cordillera El Bálsamo; las viviendas fueron construidas en el área plana en donde ya había algún grado de intervención y en donde realmente se podía compensar y no generar mayores riesgos” , justificó Lina Pohl.

No obstante, el MARN tiene en evaluación los proyectos Santa Elena Island y Urbanización Florencia, en la misma zona de Nuevo Cuscatlán.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación