Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Migueleños piden por cese de violencia a la Reina de la Paz

b El presidente de la República asistió a la misa de la patrona como hace cinco años no ocurría

Millares de católicos participaron en la procesión de la Virgen de La Paz en San Miguel. Fotos EDH / CARLOS SEGOVIA

Millares de católicos participaron en la procesión de la Virgen de La Paz en San Miguel. Fotos EDH / CARLOS SEGOVIA

Millares de católicos participaron en la procesión de la Virgen de La Paz en San Miguel. Fotos EDH / CARLOS SEGOVIA

SAN MIGUEL. La solemnidad, una petición de la iglesia católica porque merme la violencia en el país y la presencia del presidente de la República, tras cinco años de ausencia de un mandatario, marcaron la misa concelebrada en que cientos de migueleños veneraron a su patrona, Reina de La Paz.

El evento, que es de los más importantes a nivel religioso en el país, por tratarse de la patrona de El Salvador, contó con la presencia del mandatario Salvador Sánchez Cerén.

El mensaje central de la homilía se enmarcó, por parte de la Conferencia Episcopal, en hacer un llamado al cese de la violencia y delincuencia.

La Conferencia Episcopal dirigió una carta en la que expresó su preocupación por los niveles de intolerancia y criminalidad de El Salvador.

La misiva fue leída durante la misa concelebrada en honor a la patrona y el encargado de hacerlo fue monseñor José Luis Escobar Alas.

"La violencia es el mayor desafío de la sociedad salvadoreña". La pobreza, la migración y la violencia es una espiral sin fin, la pobreza da un futuro sin esperanza a muchos hermanos, la migración se da por huir de la violencia y esto solo lleva a agudizar el problema", mencionó Escobar Alas.

La carta también hablaba sobre extorsiones, un problema que está afectando a cientos de personas en el país, y que fue llamado por los obispos "cáncer que arrebata la paz".

Los sacerdotes hicieron un llamado a las autoridades para dar pronta y cumplida justicia a las víctimas de la violencia en este país.

"La seguridad es responsabilidad del Estado, pero por el nivel de gravedad en el que está, es necesario que nos involucremos toda la sociedad", indicó Monseñor Escobar Alas.

Parte de la carta también decía que "el fruto de la justicia es la paz que van sembrando quienes trabajan por ella".

Por ello indicaron que como iglesia católica ya han marcado algunas acciones que pretenden emprender para aportar desde este ámbito religioso a disminuir la violencia.

Algunos de los puntos en los que trabajaran son la prevención de la violencia, acompañamiento a familias afectadas por la violencia, ente otras acciones.

La celebración

Tras cinco años de ausencia de las autoridades del Órgano Ejecutivo, el presidente Sánchez Cerén asistió a la misa.

El mandatario pidió por que cese la situación de violencia y hostilidad en el país.

No desaprovechó para pedir a la Reina de la Paz, porque las próximas elecciones de diputados y alcaldes se desarrollen sin inconvenientes.

En la actividad también participaron diputados de diferentes partidos, además de las autoridades locales.

El evento, por primera vez en años, se vio con una asistencia mermada al compararla con anteriores.

Varios asistentes al evento entregaron ofrendas a la patrona, una de ellas fue el vestido que lució la Reina de La Paz en la procesión de ayer.

Los migueleños comenzaron las actividades religiosas desde la noche del jueves con el festival Mariano. Un concierto católico en el que participaron más de 40 agrupaciones católicas.

La tarde de ayer, miles de migueleños acompañaron la procesión que partió de Catedral a las 4:00 de la tarde y recorrió las principales calles.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación