Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mercado de ostras es surtido por 5 cooperativas

Desde el 2012 Jica apoya la producción de ostras japonesas. Proyecto genera empleos y desarrollo en comunidades. 

Los ostreros son los encargados del cuido de los moluscos que producen.

Los ostreros son los encargados del cuido de los moluscos que producen. | Foto por elsalv

Durante tres años los pescadores de La Unión cambiaron las redes de pesca artesanal para dedicarse a la crianza de ostras japonesas en las aguas del Golfo de Fonseca.

Cristóbal Ortíz es uno de ellos y asegura que fue una sabia decisión, ya que ahora se han convertido en pequeños empresarios distribuidores de ostras en varias zonas del país.

“El proyecto lleva tres años, pero en este último le apostamos a abrir una tienda “antena”, donde las cooperativas llevan sus otras que luego son vendidas dentro y fuera de La Unión”, dijo  Ortíz.

Mencionó que crearon un plan de negocio para crecer porque ya les habían enseñado como producir el molusco, pero no sabían como llegar hasta sus posibles compradores, por ello abrieron la “tienda antena” desde donde distribuyen todo el producto a varios restaurantes en la capital y a los consumidores locales.

A la semana logran sacar entre 40 y 80 docenas de ostras japonesas que son las que abastecen el mercado nacional.

“El proyecto nos permitió aprender como sembrar las semillas de ostras, cómo cuidarlas, y ahora cómo lograr que lleguen a más mercados y que nos permita crecer”, mencionó el ostrero.

Ortíz aseguró que el proyecto ha permitido desarrollar la comunidad porque, a parte de mejorarles sus ingresos, ha generado empleos a varias decenas de personas.

“Somos cinco cooperativas y son al menos 15 miembros por cada cooperativa la que trabaja directamente en el proyecto”, aseguró Ortíz.

El éxito del proyecto les ha permitido tener tres salas donde recibirán el molusco para poder distribuirlo, en cada sala cuentan con equipo que permite la desintoxicación de los moluscos que después de 48 horas son llevados a restaurantes y mercados, listos para ser consumidos.

Los locales de venta se encuentran en Conchaguita, La Unión y Meanguera del Golfo, esta última fue abierta hace poco.

Agregó que la implementación de la “tienda antena” sólo lleva seis meses y ya han podido triplicar las ventas que obtuvieron en dos años.

El éxito se debe al plan de abastecimiento del mercado formal que desarrollan.

Primeros esfuerzos

El proyecto que es financiado por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (Jica) y lo ejecuta el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) a través de la Dirección General de Desarrollo de la Pesca y la Acuicultura (Cendepesca).

Según Koko Sato, encargada del área de formulación de proyectos del JIFA, “el proyecto es un esfuerzo que inicio por el 2000 con la implementación de tecnología para lograr la producción de semilla artificial de curil y ostra, y en 2005 se hizo una segunda fase para seguir extendiendo la tecnología a los mismos productores”.

La tecnificación fue implementada en la zona costera del municipio de Puerto El Triunfo, donde habilitaron un laboratorio de moluscos, de hecho las semillas que son sembradas en el Golfo de Fonseca y vendidas por acuicultores de La Unión, son llevadas desde el laboratorio de Puerto El Triunfo.

Según Sato, la tercera etapa es la que ahora están implmentando y es la que ha permitido una producción masiva de ostras.

Hasta ahora son once las cooperativas curileras las que trabajan en la producción de curiles en Usulután, además de las cinco que están cultivando ostras.

Mencionó que desde que inicio e proyecto la cooperación japonesa ha invertido unos mil millones de yenes, que convertidos a dólares se traducen en más de ocho millones.

A pesar que la tercera fase ya culminó, Jica sigue apoyando a los acuicultores, quienes prevén seguir creciendo para abastecer el mercado nacional, y si es posible, proveerlo de manera industrial bajo amplios planes de mercadeo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación