Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mejoran techos de casas, tras 10 años erupción de volcán

Afectados en 2005 por ceniza de volcán Santa Ana

Las casas son ahora más seguras y cómodas para habitar.

Las casas son ahora más seguras y cómodas para habitar. | Foto por Cristian Díaz

Las casas son ahora más seguras y cómodas para habitar.

SONSONATE. Diez años transcurrieron para que familias que residen en el asentamiento Santa Elena, al sur de Salcoatitán, contaran con techos seguros luego que las láminas de asbesto que tenían las viviendas, resultaran dañadas con ceniza tras la erupción del volcán de Santa Ana, en octubre de 2005.

El cambio de las cubiertas fue realizado en tres meses a pesar de que los trabajos estaban programados para cuatro. La obra se inauguró el miércoles y fue financiada por el Viceministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano (VMVDU) a través de un préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La inversión ascendió a $109,397.22.

El asentamiento cuenta con cien viviendas; de las cuáles a 95 le cambiaron techo, mientras que el resto de casas no fueron incluidas en el proyecto porque sus propietarios ya habían mejorado estos a través de recursos propios.

Los vecinos estaban preocupados con el estado de los techos. Por ser familias de pobres no los habían sustituido.

Estos ya presentaban agujeros que en la época de lluvia permitían la entrada de agua a las viviendas.

Algunas personas realizaban reparaciones menores; pero no eran suficientes para detener las filtraciones por las múltiples grietas.
Además, temían una desgracia si colapsaban los techos.

Noé Ordóñez, beneficiado, expresó que actualmente está desempleado; pero cuando trabaja, en un vivero, a penas gana $60 quincenales que le resultan insuficientes para financiar el cambio de su techo. El sueldo lo utiliza para mantener a sus dos hijos, de 15 y 14 años.

Previo al acto protocolario, expresó que ya no se mojará durante el invierno cuando esté dentro de su casa.

El proyecto consistió en la dotación de los techos, limpieza y pintado de polines existentes y cambio de estos en algunas de las casas, ya que habían terminado su vida útil.

María Isabel Guevara, otra de las beneficiadas, expresó que el techo con el que contaban ya no iba a soportar el presente invierno. 
En cada lluvia debía colocar recipientes y plástico para que sus pertenencias no se mojaran.

Las gestiones de la directiva comunal para encontrar financiamiento  iniciaron hace 24 meses, expresó el presidente de esta, César Rivera.
No es la primera ocasión que las personas que residen en el asentamiento son afectados por fenómenos naturales.

Las viviendas de adobe, principalmente, que tenían en otras zonas de Salcoatitán colapsaron durante los terremotos de enero y febrero de 2001.

Durante dos años estuvieron en casas improvisadas que fueron construidas en la cancha de fútbol de la localidad hasta que fueron edificadas viviendas permanentes a través del financiamiento de la cooperación internacional y del Fondo Nacional de Vivienda Popular (Fonavipo).

La comunidad se formó el 9 de octubre de 2003. En ese año sólo 48 familias recibieron las escrituras de propiedad; mientras que el resto (52) lo hizo hasta el 2008.

El terreno, de cuatro manzanas, fue comprado con dinero del Fondo Especial de los Recursos Provenientes de la Privatización de Antel (Fantel).

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación