Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En Meanguera les falta agua potable

El municipio carece del servicio para el consumo humano, pese a que hay varios pozos. El problema es que el agua de estos es salada, según indican

Los habitantes de la isla deben caminar para obtener el agua para el consumo humano. Lo compran en barrio El Ángel. FOTOS EDH / Insy MendozaEn algunas de las viviendas hay pozos artesanales, pero el agua que extraen es salada.

Los habitantes de la isla deben caminar para obtener el agua para el consumo humano. Lo compran en barrio El Ángel. FOTOS EDH / Insy MendozaEn algunas de...

Los habitantes de la isla deben caminar para obtener el agua para el consumo humano. Lo compran en barrio El Ángel. FOTOS EDH / Insy MendozaEn algunas de las viviendas hay pozos artesanales, pero el agua que extraen es salada.

LA UNIÓN. Los pobladores de la isla Meanguera del Golfo tienen años de sufrir dificultades para obtener agua para el consumo humano.

El problema lo resienten en un promedio de 400 viviendas que se ubican en el casco urbano del municipio insular.

Las dificultades se registran pese a que cuentan con cinco pozos en el casco urbano, el problema es que el agua es salada, por lo que les sirve solo para lavar y otros oficios.

Para preparar los alimentos o beber, deben comprarla y llevarla a sus casas desde el barrio El Ángel, donde hay unos pozos privados.

Tienen otra opción, que es obtener el agua de tres pozos que están dentro del estadio municipal, pero aseguran que les queda muy retirado del casco urbano.

El alcalde Luis Dheming asegura que el agua de esos pozos es apta para el consumo humano.

Dice además que está buscando un plan contingencial para comprar una cisterna grande y llevar el agua desde el estadio hasta la alcaldía para que las personas lleguen con sus cántaros a traerla a la comuna.

"Al menos les servirá para el consumo o preparar los alimentos", dijo el edil.

La comuna realiza un censo de las viviendas para determinar la demanda del servicio de agua y de qué forma se puede administrar un proyecto que ejecutarían a largo plazo.

Además desarrolla los estudios para determinar el tipo de proyecto a ejecutar y la inversión que se necesita. Dheming manifiesta que urge desarrollar un proyecto factible en cuanto a economía, tanto para la población como para la comuna.

"Queremos hacer un proyecto integral que incluye la distribución del agua potable a cada casa y que dé el abastecimiento necesario", dijo.

Hace varios años la cooperación internacional ejecutó un proyecto en el que construyeron los tres pozos dentro del estadio e instalaron ocho cantareras para el beneficio de la población, pero ese proyecto fracasó y nadie conoce los motivos.

Marcelina Coreas, residente de Meanguera, dice que en el pueblo hay personas que tienen sus propios pozos de agua "dulce" y que venden el agua. "Si nosotros vamos a comprarla hasta el lugar, nos cuesta el cántaro mediano 15 centavos y el pequeño 10 centavos, pero hay quiénes la andan vendiendo en carro, pero el cántaro vale un dólar", dijo.

María Romero dice que compra a dólar el cántaro de agua, "eso vale al comprárselo a un carro que viene a venderlo, de lo contrario tengo que caminar más de siete cuadras cuesta arriba".

Coreas asegura que en la parte céntrica o baja de la isla no se pueden perforar pozos porque el agua sale salada.

"Hay otro lugar donde podemos ir a traer agua es al estadio, pero queda muy largo, ahorita la alcaldía está censando a las todas las personas de cada casa, dicen que es para un proyecto de agua, esperamos que sea una realidad".

En la época del invierno todos aprovechan a sacar los barriles o abrir las pilas para llenarlas de agua lluvia.

Aseguran que llevan años esperando que les solventen el problema, pero que para perforar un pozo se debe saber en qué sitio hacerlo, pues el agua en su mayoría es salada en la isla. Esperan que "un día" tengan servicio.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación