Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Más allá de la Responsabilidad Social Empresarial

¡Supérate! se ha convertido en una franquicia social que ha podido ser replicada siguiendo sus altos estándares de calidad.

Gran parte de las actividades diarias de la isla han sido suspendidas o alteradas. Foto EDH / emilia pacheco La iniciativa ha beneficiado a más de 2 mil estudiantes de escasos recursos económicos, pero con alto potencial de superación.

Gran parte de las actividades diarias de la isla han sido suspendidas o alteradas. Foto EDH / emilia pacheco La iniciativa ha beneficiado a más de 2 mil...

Gran parte de las actividades diarias de la isla han sido suspendidas o alteradas. Foto EDH / emilia pacheco La iniciativa ha beneficiado a más de 2 mil estudiantes de escasos recursos económicos, pero con alto potencial de superación.

La consolidación y el crecimiento que ha logrado ¡Supérate! se debe en gran parte en su modelo de "Franquicia social regional", así lo explicó el director ejecutivo del programa, Eduardo Cáder.

Esta iniciativa, que nació en un principio como un programa de Responsabilidad Social Empresarial, ahora ocupa un modelo novedoso y único en la región, en el cual busca estandariza sus procesos educativos para que estos puedan replicarse, tanto en El Salvador como en países en el extranjero.

Según Cáder, el concepto de franquicia a nivel comercial significa compartir; pero a nivel social, detalló que se trata de algo más amplio.

"Se trata replicar un modelo comprobado de impacto social y de replicar estrategias", detalló el ejecutivo.

Aseguró que este sistema lo que hace es que facilita todos los aprendizajes que se han tenido a los largo de estos años y que la empresa o fundación que desee implementar un nuevo centro ¡Supérate! no cometa los mismos errores.

"Básicamente, a través de ello, estamos logrando acelerar un poco la expansión y crecimiento, incluso haciéndolo a fuera de El salvador y que no es algo fácil, se puede montar un nuevo centro cuando la sede está aquí", explicó el director general del programa Arturo Sagrera.

Según Cáder, con la implementación de sus manuales han comenzado a ver beneficios en el equipo de trabajo y en los alumnos.

"Ahora, a 3 años de haber lanzado los manuales y programas curriculares para los maestros y alumnos y haber publicado ya su segunda edición, hemos elevado el desempeño académico de nuestros estudiantes en las certificaciones de TOEIC y Microsfot Oficce Specialist y duplicado el número de centros", explicó el director ejecutivo.

Cáder indicó que de no haber invertido en esta estrategia para su expansión, hubiese sido menos acelerada en la región.

En el caso de ¡Supérate! es una franquicia social gratuita, ya que los franquiciados no pagan una cuota, y su fin último no es de lucro sino de desarrollo de capital humano.

Fundación Sagrera Palomo, que en este caso es el franquiciador, firma un sub convenio moral y legal con la empresa o fundación, la cual se compromete a cumplir con los programas establecidos y dale el beneficio de calidad a los jóvenes, quienes lo devuelven con frutos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación