Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

MEDIO LLENO

Marjorie Canjura, maestra del café, febrero 2,016

Su tenacidad y patriotismo son dos características para lograr sus propósitos. Conoce más de su trabajo.

Medio Lleno

Como consultora de café, Marjorie Canjura, ha tenido la oportunidad de capacitarse dentro y fuera del país. | Foto por Cortesía

Como consultora de café, Marjorie Canjura, ha tenido la oportunidad de capacitarse dentro y fuera del país.

Marjorie Canjura, es una joven que incursionó en un campo donde  no cualquiera intenta explorar: el café. Es una de las pocas mujeres jóvenes que se ha abierto puertas para destacar en el cateo de tan exquisito grano. 

Te invitamos a conocer a nuestra Salvadoreña del Mes de febrero 2,016, quien se caracteriza por su tenacidad y patriotismo, pero que sobre todo espera contribuir a que el café vuelva a ser el grano por excelencia para El Salvador. 

A sus 28 años, esta joven ha logrado destacarse como catadora de café y de las pocas que posee una Maestría en Café, tal cual lo lees.

Según ella misma cuenta, “es una personas enamoradísima y obsesionada con el café, aunque no ha sido fácil mantenerme en esta línea, pero siempre ha sido mi objetivo permanecer y hacer lo que hago. Me siento muy a gusto con esto y lo hago con un gran compromiso por la caficultura nacional”. 

Pese a su edad, Marjorie ya cuenta con una Maestría en Ciencia y Economía del Café, la cual culminó en Italia, pero anterior a ella estudió una Ingeniería Agroindustrial, demostrando siempre su pasión y amor por dicho grano. 

“Aunque ha sido difícil, sobre todo por la situación del café en nuestro país, se me han abierto muchas oportunidades laborales. Claro, lo bueno de este rubro es la amplia gama de conocimiento que uno adquiere día con día y la cantidad de personas que uno tiene el agrado conocer y de quienes aprender, porque uno nunca deja de aprender en este rubro. A la fecha somos cinco salvadoreños los que poseemos esta especialización, pero lastimosamente todos prefieren irse a otros países, sin embargo, yo decidí quedarme. De hecho, hoy por hoy, soy la primera mujer con ese título en El Salvador”, asegura Marjorie.

“Veo en ella un positivismo y que quiere marcar una diferencia en el mundo del café. Quiere contribuir a levantar la caficultura en nuestro país y lo hace con cada actividad y esfuerzo que se le ve a diario” comenta Federico Bolaños, de Café Tuxpal.

En la actualidad, esta joven salvadoreña es consultora de café, asesorando por el momento a una empresa francesa de reconocido prestigio.
Aunque no se ha dedicado al café al cien por ciento, Marjorie asegura que todas las experiencias vividas le han valido para ser la profesional que es ahora. 

“No dejo de sorprenderme lo enriquecedoras que han sido cada una de las experiencias que he vivido, tanto personales como profesionales”, reitera nuestra Salvadoreña del Mes. 

Este año impulsará varios proyectos, apoyados de beneficios y fincas que han confiado en su trabajo, con el que espera capacitar y educar a quienes tienen contacto permanente con el café, además de aquellos jóvenes que estudian una carrera relacionado con la agroindustria y el café. 

“De hecho, uno de mis proyectos relacionado con Gestión de la Calidad e Inocuidad en Fincas y Beneficios de Café, se concretó gracias a una de mis experiencias laborales previas. Este plan ya fue presentado en algunas empresas de café de El Salvador y está siendo muy bien aceptado. En este año comenzaré a implementarlo y empezaré a desarrollar formalmente iniciativas relacionadas al ahorro energético en esta industria”, cuenta entusiasmada esta joven.

“Ella es muy perseverante y es bastante autodidacta. Cuando ella dice ‘yo quiero hacer esto’, nos lo opina y nosotros sabemos que la podemos orientar, pero no desanimarla, sino por el contrario, para que ella pueda cumplir sus proyectos” dice Doris de Canjura, mamá de Marjorie.

Como consultora de café, Marjorie ha tenido la oportunidad de capacitarse dentro y fuera del país, además de trabajar con incontables productores, beneficiadores, importadores y tostadurías de dicho grano. 

Tal como ella misma cuenta, gusta mucho de trabajar con la gente en el campo y contribuir, mediante la transferencia de su conocimiento, al desarrollo de muchas familias que aún dependen del cultivo y corte de café para subsistir. 

“El Salvador es un país con mucho potencial y yo tengo la convicción de que, tomando las decisiones correctas, la caficultura nacional puede ser igual o volverse más fuerte que hace unos años. Muchos consideran que impulsar esfuerzos para recuperar el café será inútil, pero yo confío siendo persistentes y estratégicos, vamos a lograr levantar a El Salvador”, sostiene. 

Marjorie asegura que no ha sido fácil abrirse camino en este campo, por razones como su edad, la diferencia de género, la inseguridad del país y el negativismo de muchos hacia dicho rubro, pero el apoyo de su familia, personas muy cercanas a ella, y el contacto con otras personas con más experiencia y conocimientos que ella, ha logrado aprender y destacar. 

Por eso, nuestra Salvadoreña del Mes afirma que “siempre hay que tener fe y confiar en nuestras capacidades; hay que ser determinantes y no temer a tomar decisiones. Siempre es bueno fijarse metas y aprovechar todas las oportunidades que se nos presentan en la vida. Nunca hay que rendirse. Siempre tengamos iniciativas por muy pequeñas que parezcan, pues son estas las que pueden marcar una gran diferencia”, concluye la joven.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación