Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Se mantiene fuerte demanda por calendarios

Durante siglos los calendarios han sido una herramienta importante para la memoria y organización de acontecimientos importantes.

Calendarios, la costumbre impresa que sigue vigente en la cultura salvadoreña

Se necesita casi un año de trabajo para llevarnos a casa el año impreso en papel. En el centro de San Salvador se encuentra la Imprenta Colato, aquí...

A pesar que muchos consultan fechas en teléfonos celulares y organizadores incluidos en los sistemas de computadora, los calendarios en papel siguen siendo importantes para el registro de actividades y fechas importantes 

Los calendarios a pesar de la evolución tecnológica, continúan siendo una herramienta que es utilizada cada día por decenas de personas.Todos los años, las imprentas inician desde Junio la pre producción de los calendarios con la creación de un catálogo de cromos que acompañaran al santoral, seguido de la recepción de pedidos hechos por empresas mayoristas, instituciones y comerciantes en pequeño.

La producción física de los calendarios inicia unos meses antes de que culmine el año, con el fin de que la entrega de estos sea a finales de diciembre o inicio de enero.

Para Douglas Colato, dueño de a imprenta Colato, una de las razones por las que el calendario perdura a pesar de la tecnología, es por el factor cultural y publicitario, además de que casi siempre el cromo traslada de forma imaginaria a las personas a lugares que nunca han visitado, a conocer especies animales poco conocidas o para guardar en imagen el recuerdo de personalidades importantes.

Marco Molina, encargado de prensar las imágenes, en la imprenta Colato, asegura que este año, los pedidos de calendario, lejos de disminuir han aumentado pues aproximadamente han tenido una producción de 100,000 ejemplares.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación