Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Manos salvadoreñas ayudan a construir el "JetPack"

Un salvadoreño egresado del Instituto Técnico Industrial (ITI) en los años 70 es parte del equipo que desarrolló en California el dispositivo de propulsión  JB-9 o “Jetpack”, que realiza el sueño humano de volar. 

Salvadoreño ayuda a construir JetPack personal

Julio Vides, es un salvadoreño que hace 45 años emigró por mejores derroteros. Su formación en metal mecánica lo ha llevado a desempeñarse en fábricas de implementos para...

El 4 de noviembre ocurrió algo que quedará marcado en el calendario histórico de las extraordinarias invenciones de la humanidad.

Por primera vez, un aviador usó el propulsor portátil “JetPack” para volar. La prueba se realizó sobre las aguas del río Hudson e incluyó un recorrido cerca de la Estatua de La Libertad, en Nueva York.

El vuelo sostenido estuvo a cargo del emprendedor australiano David Mayman. De acuerdo con un comunicado difundido por PRNewswire, la hazaña es la culminación de un desafío de 10 años para diseñar y construir un dispositivo liviano y usable, que permitirá a las personas volar. Sí, el sueño de IronMan ya es posible.

Mayman es la primera persona en probar la viabilidad de un dispositivo de vuelo personalizado. La mochila propulsora llamada JB-9 es lo suficientemente pequeña para colocarla en la espalda y sentarse en el asiento trasero de un carro, pero suficientemente poderosa para volar cientos de metros hacia arriba.

El JB-9 fue desarrollado -a pedido de Mayman- por la legendaria estrella de Hollywood Nelson Tyler, fundador de Tyler Camera System, quien ha ganado varios premios de la industria del entretenimiento por su trayectoria inventando, diseñando y patentando sistemas de cámaras de filmación; entre éstos destacan las cámaras para helicópteros. Mayman, por su parte, ha realizado muchos negocios en el área de minería y posteriormente en medios digitales y tecnología.

En síntesis, el “JetPack” es una mochila impulsada por turbinas que es capaz de realizar despegues y aterrizajes verticales (VTOL, en inglés). Sus creadores aseguran que es liviano (pesa unas 50 libras), pequeño y puede ser llevado fácilmente por el piloto. La versión anterior, el JB-10, realizó vuelos sobre los 10,000 pies de altura (más de 3,000 kilómetros) a una velocidad de 100 millas por hora con una duración de 10 minutos, dependiendo del peso del piloto).

El dispositivo cuenta con la autorización de la Administación Federal de Aviación (FAA) y la Guardia Costera de Estados Unidos. La historia de su desarrollo se remonta hace aproximadamente 40 años; el mundo se asombró al ver uno de los primeros prototipos en acción, el denominado “RocketBelt”, que hizo su debut en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, de 1984. 

Al efectuar la prueba en Nueva York, Mayman dijo que la experiencia fue increible, una con la que ha soñado desde que era un niño y la culminación de un trabajo de décadas tanto para él como para Nelson. “Pero hoy es solo el inicio. Hemos establecido la compañía JetPack Aviation para continuar investigando y desarrollando y comercializar su invención. Hemos probado que los vuelos personalizados son una realidad, están aquí y estaremos al frente de ellos”, declaró.

Tyler añadió que sería maravilloso que esto se abra algún día para una amplia y nueva industria del transporte aéreo personalizado con aplicaciones para la búsqueda y rescate, fuerzas de seguridad, alivio de desastres y recreación. Vamos a continuar desarrollando la tecnología y hemos desarrollado una máquina extraordinaria, verdaderamente la única mochila propulsora en el mundo”.

Talento salvadoreño

Un salvadoreño originario de San Pedro Perulapán es parte del equipo técnico y mecánico que ha desarrollado el “JetPack”.

Se trata de Julio Vides, quien se graduó hace 45 años  graduado del Instituto Técnico Industrial (ITI) en los años 70, y emigró a California antes del conflicto armado.

En una entrevista con El Diario de Hoy/elsalvador.com, Vides –de 67 años- recordó como la estricta educación de esa época le ayudó a contar con una buena base académica y profesional. Contó que después de graduarse del ITI, fue beneficiado por el programa de becas del president Fidel Sánchez Hernández en el Círculo Estudiantil y luego se especializó en la industria metálica y fresadoras. Entonces comenzó a trabajar en Moldes y Troqueles Roxy, y luego Fertica, del Puerto de Acajutla. También trabajó en la planta de Texas Instruments.

Trabajando en el Puerto conoció a su futura esposa, Ana. Al ver cómo muchas personas se aventuraban a emigrar sin tener mucha preparación académica o habilidades, decidió salir hacia Estados Unidos, aunque inicialmente quería mejorarse profesionalmente en Alemania.

Emigraron a California en 1975. De 1979 a 2000 trabajó en la empresa Cinema Products Corp., propiedad del italiano Ed De'gulio, donde originalmente se fabricaban cámaras de 16 mm. A la empresa se sumó Garret Brown, quien inventó cómo mantener las cámaras de filmación libres de vibraciones: la “steadycam”.

Comenzó a trabajar en Tyler Camera Systems, con sede en Van Nuys, en 2000, introduciendo la maquinaria computarizada.

¿Qué componentes del “JetPack” ha construido en el taller? Julio Vides responde: “Las partes que sostienen a los motores, la que sostiene el tanque de fuel (combustible de avión con capacidad para unos 5 galones), los brazos para maniobrar, los manerales parecidos a las de las motos para acelerar y el otro para cambiar de dirección”.

Aunque no ha probado el dispositivo –privilegio reservado para los dueños- Vides está orgulloso porque su trabajo cuenta. “Solo Nelson y David –lo han probado-, quien desde desde chico ha tenido el deseo de volar”, añadió.

La exitosa prueba que se hizo en Nueva York fue documentada en un video de YouTube que ya lleva casi 800,000 reproducciones. En los comentarios, alguna gente se muestra escéptica; unos preguntan si es compatible con el medio ambiente o cómo se manejaría el tráfico, otros cuándo estará disponible para el público y a la venta.

JetPack Aviation respondió que esperan poder hacerlo pronto, aunque antes debe contarse con un sistema de entrenamiento adecuado.

¿Qué sintió el compatriota al ver el fruto de su trabajo en acción? “Yo no siento nada, solo hago mi trabajo, y recibir un abrazo este lunes de parte de Nelson”, puntualizó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación