Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Educa Hoy

Magos sin Fronteras y Glasswing educan a través de la magia

Ambas organizaciones coinciden en que la magia educa, entretiene y empodera a niños y adolescentes

Niños de centros escolares disfrutaron de los espectáculos de magia

El mago "Peter" impresionó a niños del Centro Escolar Refugio de Paz | Foto por Omar Martínez

Magos sin Fronteras una fundación sin fines de lucro con sede en Estados Unidos en alianza con Glasswing International, brindaron talleres y espectáculos de magia en escuelas públicas, con el objetivo de entretener, educar y empoderar a niños y adolescentes.

Los centros escolares que gozaron de las entretenidas presentaciones fueron El Centro Escolar Urbanización Montelimar, Centro Escolar Refugio de la Paz, Centro Escolar Organización de Estados Americanos, y Centro Escolar Marcelino García Flamenco. Todos los centros educativos son parte de los diferentes clubes de aprendizaje que implemente Glasswing International.

De la alianza entre las organizaciones, surgió el Club de Magia de El Salvador, integrado por diez estudiantes del Centro Escolar Marcelino García Flamenco de Santa Tecla, quienes aprenden trucos de magia, confianza en sí mismos y dominio de la expresión oral. Los aprendices hicieron una presentación frente al público en un concurrido centro comercial de la ciudad de Santa Tecla.

Magos sin Fronteras, fue fundada en 2001 por Tom Verner, psicólogo, profesor y mago -  “el mago Tom” desde hace 40 años - ; tienen presentaciones en 35 países y grupos de niños y adolescentes a los que les enseñan magia en El Salvador, Colombia, India y próximamente en Costa Rica.

En su última misión en El Salvador, al mago Tom lo acompañan los magos, Diego Vargas de Costa Rica; Carlos López, de Colombia; y los salvadoreños Pedro Rodríguez y Maricela Ramos, preparados por Magos sin Fronteras.

Según Tom, la magia es un lenguaje universal que permite comunicarse con los niños alrededor del mundo. “No importa si no hablan mi idioma, me puedo comunicar con magia y lo hago para ver a los niños felices”, dijo el fundador de dicha fundación.

Entretener, educar y empoderar a los niños en el mundo utilizando magia es el principal objetivo de Verner quien se motiva cuando ve que “lo imposible se vuelve posible a través de la magia y con su práctica, los niños abren su mente y ven que hay esperanza, incluso dentro de sus entornos sociales que suelen ser difíciles”, apuntó.

Magos sin Fronteras trabaja especialmente con niños en condiciones de pobreza a nivel mundial e implementa la magia como una “herramienta de transformación social” y una alternativa a problemas sociales que atraviesa la niñez y la juventud en diferentes sectores de la sociedad.

Ambas instituciones enseñan a niños y comunidades estudiantiles interesados en el arte de la magia, sus beneficios individuales y colectivos.

Para Maritza Trejo, gerente regional de Glasswing, el Club de Magia “es la opción perfecta para que niños, niñas y adolescentes puedan convivir de manera sana. Nos alegra ver como los chicos aumentan la seguridad en sí mismos y su confianza”, valoró.

En cuanto al trabajo con Magos sin Fronteras, Trejo indicó que “es un honor contar con el respaldo de una organización tan importante y comprometida con el desarrollo de la juventud”.

Glasswing International busca transformar las comunidades a través de la ejecución de programas de educación, salud y voluntariado con presencia en Guatemala, Panamá, Nicaragua y Costa Rica.

En 2015, Glasswing implementó programas educativos en 28 escuelas públicas de El Salvador ubicadas en los departamentos de La Libertad, Sonsonate, La Paz, San Salvador y Usulután; la población estudiantil beneficiada ascendió a 3 mil 260.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación