Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Lotificación de Salcoatitán tiene cuatro días sin agua

Una tubería dañada ha sido la causa del problema

Los niños recorren más de un kilómetro en búsqueda de agua. Para ello tienen que salir a la calle principal. Foto EDH / Cristian Díaz

Los niños recorren más de un kilómetro en búsqueda de agua. Para ello tienen que salir a la calle principal. Foto EDH / Cristian Díaz

Los niños recorren más de un kilómetro en búsqueda de agua. Para ello tienen que salir a la calle principal. Foto EDH / Cristian Díaz

SONSONATE. Cerca de mil personas de la lotificación El Tempisque, en Salcoatitán, cumplieron ayer el cuarto día sin el servicio de agua potable que les abastece la alcaldía a través de siete cantareras.

La falta del líquido se debe a que una de las tuberías que los abastece se dañó.

Los afectados tienen que caminar más de un kilómetro para llegar a otra cantarera que está en el desvío que de ese municipio lleva a Juayúa.

Mientras que otras familias han recolectado agua lluvia para realizar los oficios domésticos; sin embargo ayer ya había escaseado, porque no ha llovido en la zona.

"Nos afecta bastante porque hay que ir a traerla hasta el pueblo; es difícil ir hasta allá, más con el trabajo", dijo Nelson Guevara, afectado.

El secretario municipal de la alcaldía de Salcoatitán, Salvador Rodríguez, explicó que el miércoles ya estaba el proceso para la adquisición de la tubería para su sustitución. Agregó que ayer a más tardar iban a reparar el daño.

Pero reconoció que el servicio constantemente presenta suspensión, ya que las tuberías se dañan por la alta presión que lleva el agua o porque hay tubos que se descubren, sobretodo cuando llueve, y son arruinados por los vehículos.

Otro problema que padecen los afectados es que a quienes no les alcanza el líquido cuando cae en las cantareras, siempre deben caminar, pues en éstas solo tienen el servicio por dos horas al día.

El secretario explicó que la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda) lleva el agua, desde Juayúa, a un tanque de la municipalidad que está en la colonia San Alejo.

Ello debido a que Anda no puede prestar el servicio directo por ser una comunidad que aún está en proceso de legalización.

Desde esa colonia se bombea hasta El Tempisque.

Esa tarea le implica a la alcaldía un desembolso mensual de $600 en concepto de energía eléctrica para el bombeo, y $300 más para pagar a la persona que está en el tanque.

Las cantareras eran administradas por la comunidad hasta febrero de este año; pero por supuestos malos entendidos optaron por conceder esa labor a la alcaldía .

"No toda la gente paga el $1.50 mensual. Sólo un 50 % o 60 % cancela", dijo Rodríguez.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación