Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los robos abaten a las pequeñas empresas

Las extorsiones obligan al cierre de pequeñas compañías en San Miguel, según los comerciantes.

Los vehículos que transportan mercadería están expuestos a los asaltos y extorsiones en diferentes sectores de la zona oriental.

Los vehículos que transportan mercadería están expuestos a los asaltos y extorsiones en diferentes sectores de la zona oriental. | Foto por Carlos Segovia

Los vehículos que transportan mercadería están expuestos a los asaltos y extorsiones en diferentes sectores de la zona oriental.

Los cierres de negocios se han vuelto una constante en San Miguel, según datos de la Cámara de Comercio,  a lo que se suman los asaltos a camiones repartidores de diversos productos que también generan pérdidas a las empresas y el cierre de fuentes de empleo.

Howard Gutiérrez, presidente de la gremial en San Miguel, aseguró a El Diario de Hoy que la inseguridad que se vive en su ciudad es grave.

Dijo que  no solo se trata de  homicidios o extorsiones, sino que también están robando en  empresas que tienen repartidores y eso lo que genera  es el cierre de negocios.

Un joven que labora para una empresa panificadora y que distribuye sus productos en tiendas migueleñas, aseguró que “hay que pagar cinco dólares por cada ocasión que uno entra a dejar o traer producto a varias colonias de San Miguel. Igual si uno entra a cobrar, es una situación bien delicada porque uno es el que anda en la calle arriesgándose, pero urge el trabajo”.

En San Miguel algunas de las colonias donde cobran a los empresarios para que sus camiones repartidores entren a vender son la San Carlos, Satélite, La Presita, Milagro de la Paz y Carrillo, según  autoridades de seguridad y los mismos comerciantes.

La situación es igual en La Unión y Usulután, en donde hay zonas a las que para entrar se le pide permiso al jefe de la mara, pero antes se debe pagar la renta de ingreso.

En La Unión, empleados de empresas repartidoras de bebidas enlatadas aseguran que hay zonas como la colonia Los Rubios,  en donde después de las 6 de la tarde nadie puede entrar o salir, menos si es una persona ajena al lugar.

En cuanto a su trabajo, dijo que “uno es asaltado porque, además de pagar  el derecho de peaje a los muchachos de las pandillas, se les entrega producto del que uno reparte, sino....”.

Siguen las extorsiones

Según la Cámara de Comercio, en promedio dos negocios cierran por mes en San Miguel,  tal y como El Diario de Hoy lo dio a conocer, afecta en un 90 por ciento a la pequeña empresa.

Para subsistir deben sacar el pago de empleados, el pago de extorsión y los dividendos para los propietarios, situaciones que se logran con gran dificultad para evitar el cierre de operaciones.

Gutiérrez aseguró que los pequeños empresarios migueleños son blanco de los extorsionistas sin que las autoridades de seguridad hagan algo por frenarlo.

Lo peor, según los empresarios , es que las autoridades miden el nivel del delito basándose en denuncias, algo que la gran mayoría de afectados no realiza por falta de confianza en las autoridades. Lamentaron las políticas de seguridad que manejan los encargados del ramo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación