Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Lipidia y daños abaten escuelas en zona occidental

Al menos dos centros en Santa Ana y Ahuachapán presentan severas averías en los techos y paredes

Los cinco módulos de aulas del centro escolar Florinda B. González están inservibles. En total son 25 aulas y 647 alumnos los afectados con la situación. Foto EDH / Cristian Díaz

Los cinco módulos de aulas del centro escolar Florinda B. González están inservibles. En total son 25 aulas y 647 alumnos los afectados con la situación. Foto EDH...

Los cinco módulos de aulas del centro escolar Florinda B. González están inservibles. En total son 25 aulas y 647 alumnos los afectados con la situación. Foto EDH / Cristian Díaz

SANTA ANA. Hay 712 alumnos de dos escuelas del occidente del país que están en riesgo debido que los planteles tienen agrietadas sus paredes, los techos destruidos y los pisos averiados.

Esto ha hecho que también la matrícula de las dos instituciones haya disminuido considerablemente.

El primer caso es el del centro escolar Florinda B. González, que tiene 17 años de funcionar en la urbanización Villas de Montecarlo, en el cantón Primavera de Santa Ana.

La matrícula es de 647 niños de parvularia a noveno grado.

Desde su fundación nunca se le ha hecho cambio de techo y los problemas comenzaron a agravarse desde hace al menos diez años, según docentes y padres.

"Aquí tendrían que ayudar más que todo el Gobierno, porque son escuelas del Gobierno y si uno tuviera dinero fuera a otro lugar a pagar", consideró Cristina Martínez, cuyo hijo cursa quinto grado.

El director de la escuela, Salvador Morales, explicó que en asamblea de padres de familia se acordó que si está lloviendo opten por no enviar sus hijos a estudiar, "porque no hay un espacio donde tenerlos, que les ofrezca protección durante la lluvia".

María Hernández, madre de un niño que cursa cuarto grado, confirmó la medida y agregó que cuando llueve "nos da miedo de que les vayan a caer los techos, porque están porosos".

El director de la escuela dijo que tienen dos presupuestos listos desde hace un año. Uno que es de casi 98 mil dólares y contempla la reconstrucción total de la escuela.

El otro es de $29,086.75 y sólo incluye el cambio de los techos de los cinco módulos, con cinco aulas cada uno.

Las diferentes autoridades que han pasado por la dirección de esta escuela han hecho gestiones, pero ningún esfuerzo ha dado frutos.

"Cuando estaba la licenciada Sandra Alas, que era la directora nacional de Educación, se firmó una carta compromiso, donde nos habían puesto dentro de las 33 escuelas priorizadas de El Salvador para reconstruir. Eso fue hace seis o siete años", recuerda Morales. Pero a la fecha nadie les ha resuelto el problema. (Lea más sobre el tema en La Nota del Día, página 37).

Otro caso

El segundo caso es el del centro escolar Hacienda El Milagro, en el cantón Río Frío de Ahuachapán, donde la matrícula actual es de 67 niños, de parvularia a sexto grado.

Los dos únicos maestros tienen que ingeniárselas para dar clases en dos salones cuyas paredes están agrietadas y podrían derrumbarse en cualquier momento.

El problema de infraestructura no ha podido ser resuelto, según el director Carlos Arévalo, por la falta de escrituras del lugar donde funciona la institución. Les han dicho que los documentos ya están en el departamento jurídico del Ministerio de Educación (Mined). Aunque de eso ya hace casi dos años y no han visto solución alguna.

Se intentó conocer la versión de los directores departamentales del Ministerio de Educación de Santa Ana y Ahuachapán.

En el primer caso, Martín Alarcón no respondió a las llamadas telefónicas realizadas a su teléfono móvil.

Mientras que la secretaria de Donald Aquino, de Ahuachapán, dijo que éste se encontraba en una reunión en San Salvador y no llegaría durante todo el día.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación