Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Liberan 240 tortugas en playa El Tamarindo

En El Tamarindo funciona un vivero de quelonios y lo apoya la alcaldía

En lo que va del año, la familia Robles, en conjunto con la alcaldía de Conchagua y Fundatamarindo, han liberado cientos de tortugas en la zona de El Tamarindo. Foto EDH / Insy Mendoza

En lo que va del año, la familia Robles, en conjunto con la alcaldía de Conchagua y Fundatamarindo, han liberado cientos de tortugas en la zona de El...

En lo que va del año, la familia Robles, en conjunto con la alcaldía de Conchagua y Fundatamarindo, han liberado cientos de tortugas en la zona de El Tamarindo. Foto EDH / Insy Mendoza

LA UNIÓN. En las últimas semanas más de 240 tortugas de la especie prieta fueron liberadas en la playa El Tamarindo, en la jurisdicción de Conchagua, con el propósito de conservar la especie.

La liberación de los quelonios fue posible gracias al esfuerzo que una familia del lugar realiza para mantener un vivero, que también es apoyado por la comuna conchagüense y Fundatamarindo.

El vivero fue creado a iniciativa de Mario Robles y su familia, quienes tienen tres años de haber comenzado con el proyecto de rescate de la tortuga marina.

Actualmente, según Robles, en el vivero hay 3,690 huevos sembrados, los cuales fueron desovados por los quelonios en la punta de El Tamarindo.

Los huevos fueron recogidos por los tortugueros del lugar y vendidos al proyecto del vivero que funciona en el patio de la casa de Robles, ubicada a orillas de la carretera cerca de la playa.

"Antes lo teníamos a orillas de la playa, frente al local de la Policía, pero ellos lo destruyeron. Decidimos hacerlo en el patio de la casa", dijo Robles.

César Carranza, coordinador de Fundatamarindo, dijo que la labor que ellos desarrollan es parte de la responsabilidad social y ambiental.

"Nosotros compramos los huevos a los tortugueros para que sean sembrados en el vivero, además le pagamos al encargado del vivero. La inversión que hacemos mensual en la temporada de desove ronda los dos mil dólares", dijo Carranza.

Según Robles, la temporada inicia en junio y se extiende hasta septiembre.

Agrega que "en la punta de El Tamarindo lo que más desovan son las golfinas y prietas. Son escasos los huevos de carey que salen".

El alcalde de Conchagua, Jesús Medina, dijo que tanto la alcaldía como Fundatamarindo hacen su trabajo al punto que hay años que la comuna se ha tomado la responsabilidad de comprar los huevos que se comercializan en la zona costera del municipio.

Agregó que en esta ocasión apoyarán a los tortugueros con la donación de capas y lámparas que necesitan para trabajar por la noche.

Medina dijo que "es bueno concientizar no solo a la gente del municipio de Conchagua, sino a nivel nacional que no consuma huevos de tortugas para poder mantener ese equilibrio en el ecosistema marino".

Un país con veda

Según el Fondo de la Iniciativa de las Américas (FIAES) en su página web, un estudio que data de 2009 reveló que de cada mil tortugas que se liberan solo una sobrevive.

Es por ello que los ministerios de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y el de Agricultura y Ganadería (MAG) declararon una veda total y permanente del consumo de huevos de tortugas marinas en 2009.

La veda es aplicable en todo el país y prohíbe la tenencia, posesión, consumo, comercialización y extracción de los huevos para fines que no sean los de conservación o de investigación científica aprobados por el Medio Ambiente.

Entró en vigencia partir del 13 de febrero de 2009. Pese a ello, la depredación de los huevos continúa en las costas del país.

En el país anidan las especies carey, baule, prieta y golfina, las cuales, según el MARN, se encuentran en peligro de extinción.

Una de las amenazas a esas especies se da en las playas de anidación, donde se extrae el 90 por ciento de los huevos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación