Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Jóvenes reciben capacitación en diversas áreas

b Son de escasos recursos y de todo el departamentob Programa funcionó por cuatro años gracias a USAID. Ahora buscarán que el Estado sea el ejecutor

Los jóvenes favorecidos residen en zonas vulnerables del departamento de Santa Ana. Foto EDH / Milton Jaco

Los jóvenes favorecidos residen en zonas vulnerables del departamento de Santa Ana. Foto EDH / Milton Jaco

Los jóvenes favorecidos residen en zonas vulnerables del departamento de Santa Ana. Foto EDH / Milton Jaco

SANTA ANA. Ayer por la mañana se llevó a cabo la sexta graduación del programa Jóvenes Constructores, que impulsa la Asociación Fe y Alegría, a través del financiamiento de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y Catholic Relief Services en El Salvador (CRS).

En total fueron 98 jóvenes de diferentes municipios del departamento de Santa Ana, los que recibieron alrededor de 400 horas de capacitación técnica, en un período aproximado de cinco meses.

El coordinador del programa Jóvenes Constructores en Santa Ana, Óscar Cea, detalló que las áreas de trabajo de los jóvenes fueron la cocina nacional e internacional, panificación, mantenimiento de computadoras, asistencia administrativa y servicios de bartender.

"Cada uno de los jóvenes se especializó en cinco diferentes ramas de aprendizaje que Fe y Alegría puso a su disposición de manera gratuita", expresó el coordinador.

Cea manifestó que además de la capacitación técnica que reciben los jóvenes, el programa también procura promover tres alternativas de salida del proyecto para los participantes

"El programa procura ofrecer a los jóvenes la opción del empleo directo, apoyarlos para iniciar su propio negocio o, incentivarlos para que retomen sus estudios académicos", dijo el responsable del programa.

Según el coordinador, del cien por ciento de jóvenes que terminan el programa, un 45 por ciento es colocado en diferentes empresas, un 29 por ciento opta por iniciar su propio negocio y, un 15 por ciento retoma sus estudios.

El director general de Fe y Alegría en El Salvador, Saúl León, reveló que el programa Jóvenes Constructores, que se viene implementando a nivel nacional desde el año 2009, ha generado cambios bastante significativos en la juventud salvadoreña; especialmente, en aquellos jóvenes que viven y se desenvuelven en áreas vulnerables a la criminalidad.

"A lo largo de 4 años, este programa ha sido una esperanza de vida para aquellos jóvenes que quizá no poseen los suficientes recursos económicos para continuar con sus estudios", dijo el director.

León detalló que está será la última promoción del programa bajo el financiamiento de USAID que, en los últimos cuatro años, ha invertido $4.9 millones de dólares en la formación y capacitación técnica de más de dos mil jóvenes.

"Estamos buscando que las instituciones del Estado sean el relevo de USAID para que el programa siga desarrollándose con el mismo éxito que se tiene en la actualidad", expresó el director.

Por su parte, los jóvenes que se vieron favorecidos con esta capacitación técnica, manifestaron sentirse agradecidos por el apoyo recibido de parte de cada una de las instituciones involucradas.

Por ejemplo, Tatiana Morales, quien fue capacitada en el área de cocina manifestó que "esta será una oportunidad más para mi vida. Con lo que he aprendido aquí yo sueño poner mi propio negocio de comida y así poder salir adelante".

La actividad se llevó a cabo en el salón de usos múltiples de la colonia El Palmar, en la cabecera departamental.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación