Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Jóvenes del Centro Cultural Pablo Tesak mostraron sus habilidades

Ayer la entidad realizó la clausura de la primera promoción de su "Escuela de Creatividad"

Ildiko de Tesak, presidenta de la Fundación Pablo Tesak, entregó los diplomas a maestros en la clausura. Estuvo acompañada de Andrés Tesak y los alcaldes de Cuscatancingo y Ciudad Delgado, Jaime Recinos y Tomás Minero. Foto EDH / OMAR CARBONERO

Ildiko de Tesak, presidenta de la Fundación Pablo Tesak, entregó los diplomas a maestros en la clausura. Estuvo acompañada de Andrés Tesak y los alcaldes de Cuscatancingo y...

Ildiko de Tesak, presidenta de la Fundación Pablo Tesak, entregó los diplomas a maestros en la clausura. Estuvo acompañada de Andrés Tesak y los alcaldes de Cuscatancingo y Ciudad Delgado, Jaime Recinos y Tomás Minero. Foto EDH / OMAR CARBONERO

Más de seis mil niños pertenecientes a escuelas públicas de Soyapango, Apopa, Ciudad Delgado y Cuscatancingo culminaron ayer con sus cursos en la "Escuela de Creatividad" del Centro Cultural Pablo Tesak.

La clausura se llevó a cabo en el Complejo Deportivo Diana, en Soyapango, en una actividad que más que ser un acto protocolario, fue una convivencia para estos millares de jóvenes que asistieron durante tres años al centro a desarrollar su talento en la música, escritura creativa y las artes visuales.

La bienvenida al evento estuvo a cargo del "Profe Guayo", un títere juguetón que recibió con sus ocurrencias a jóvenes e integrantes de la mesa de honor y a los estudiantes de 25 escuelas públicas.

Posteriormente los maestros y representantes de los diferentes centros educativos recibieron los diplomas respectivos.

Fue una celebración en la que los estudiantes pusieron a andar su imaginación y todo lo aprendido, elaborando títeres, pinturas, máscaras, coloridos murales, tambores, instrumentos con materiales reciclados, y hasta pan frito.

Otros con mucho entusiasmo, aprovecharon la oportunidad de zambullirse en la piscina del complejo y mostrar su energía en las canchas del fútbol y basquetbol.

La batucada y los títeres gigantes también pusieron a bailar a los presentes.

La alegría contagió a chicos y grandes, y hasta los maestros de los diferentes centros escolares quienes participaron en las actividades lúdicas.

Por un mejor país

Fue una celebración en grande, una clausura no tradicional, donde los niños y jóvenes mostraron sus capacidades.

"Nuestra intención no es formar seis mil artistas visuales, o escritores y músicos, sino contribuir al desarrollo de estos jóvenes que viven en extrema pobreza", afirmó Ildiko de Tesak, presidenta de la Fundación Pablo Tesak y del Centro Cultural.

El programa Escuela de Creatividad tiene como objetivo fortalecer el desarrollo de habilidades que les permitan a los niños y adolescentes alcanzar una educación integral y una vida plena. Esta iniciativa está dirigida a los niños y jóvenes de segundo ciclo de educación básica.

Ildiko de Tesak explicó que la Escuela de Creatividad es un programa a través del cual se busca levantarles a los jóvenes su autoestima y desarrollar su potencial creativo.

"Estos niños vienen de comunidades donde hay mucha pobreza y violencia y lo que queremos es mejorar su nivel educativo y otras capacidades", explicó la presidenta de la fundación.

Según De Tesak, a través del arte, literatura y música, los estudiantes están aprendiendo a tener una autoestima más alta y a no tener miedo de decir "sí, puedo".

En sus clases de música, por ejemplo, ellos aprenden a hacer piezas como el pito, utilizado por las culturas precolombinas.

Otra manera de enseñarles es a través de títeres, con lo que ellos aprenden de valores universales como el amor, el respeto, la tolerancia, solidaridad y otro, todo esto para que lo pongan en práctica en su hogar, su familia , amigos y su comunidad.

También utilizan máscaras elaboradas por ellos para que a manera de terapia, ellos puedan expresar sus sentimientos y de esa forma poder ayudarles a resolver sus inquietudes.

La presidenta detalló que los alumnos llegan una vez al mes, los sábados.

En total, los niños llegan 30 veces en esos tres años y en ellas De Tesak detalla que han sido capaces de hacer cambios verdaderos en su desarrollo y motivación personal.

La presidenta destacó que lo que están buscando es un mejor futuro para El Salvador. "Queremos que este sea un país competitivo y humano, para poder levantar, salir de la pobreza y el subdesarrollo. El tamaño no importa", afirmó.

Para más información sobre la institución puede visitar el sitio www.centroculturalpablotesak.com o llamar al 2512-4031.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación