Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dr. José Antonio Rodríguez Porth, un legado de paz y democracia

Ayer se cumplió el 25 aniversario de su muerte, momento que fue recordado por su familia y amigos

Familiares y amigos recordaron el pensamiento del Dr. Rodríguez Porth con una misa en la capilla de la colonia San Benito. foto edh / JULIO CÉSAR AVILÉS

Familiares y amigos recordaron el pensamiento del Dr. Rodríguez Porth con una misa en la capilla de la colonia San Benito. foto edh / JULIO CÉSAR AVILÉS

Familiares y amigos recordaron el pensamiento del Dr. Rodríguez Porth con una misa en la capilla de la colonia San Benito. foto edh / JULIO CÉSAR AVILÉS

Han pasado 25 años desde que fue asesinado el doctor José Antonio Rodríguez Porth y sus ideas siguen vigentes en la mente de muchos salvadoreños.

El Dr. Rodríguez Porth fue un hombre de bien, con carácter, defensor de los principios de libre empresa, lideró grandes luchas por mantener a flote los anhelos democráticos de los salvadoreños durante el conflicto armado.

Eso fue recordado ayer por familiares y amigos con una misa realizada en la capilla de la colonia San Benito, San Salvador, por el aniversario de la muerte del profesional.

Doña Ana María de Rodríguez Porth es su viuda. Ella llegó puntual al acto religioso. "No lo hemos olvidado, al contrario estamos aquí para renovar sus ideales", dijo.

Al lugar llegaron personalidades y empresarios del país, entre ellos Guillermo Sol Bang, José Panadés, Celina de Kriete y el expresidente Alfredo Cristiani.

El exmandatario lo describe como un gran amigo que "era una luchador que defendía la democracia, una persona sumamente inteligente y de hecho fue por eso que quisimos llevarlo como Ministro de la Presidencia pero lamentablemente, a los siete días de estar en el gobierno lo mataron", recordó.

Más de su legado

El Dr. Rodríguez Porth fue director ejecutivo por muchos años de la Cámara de Comercio e Industria y presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada. Tras su muerte dejó un gran vacío. Fue asesinado apenas una semana después de haber sido designado como ministro de la Presidencia por Cristiani. Eso fue en 1989.

El abogado y su motorista fueron ametrallados el 9 de junio de ese año, cuando salían en un vehículo de su vivienda, ubicada en la colonia La Mascota, San Salvador.

En ese entonces, el sector privado organizó un paro empresarial de toda una tarde en su honor y en reproche por los crímenes cometidos por la guerrilla.

Su asesinato significó un cambio en la historia de El Salvador.

Sus amigos lo recuerdan como un intelectual, un ideólogo de la libertad. Por eso era respetado por la sociedad salvadoreña.

"Don Tono como cariñosamente le decíamos, era un hombre de mucho respeto, claro en sus ideas e ideales, con un gran amor al país, nunca incitó a la violencia", recordó Ricardo Simán.

Agrega, que el asesinato del jurista se debió probablemente a todos los atributos que poseía, pues a juicio de Simán "siempre estuvo en la primera fila de la defensa de las libertades, y a los que no les gustó querían callar su voz y lo lograron", dijo.

Simán es claro y reconoce que "en lo personal siempre quise que se supiese quién lo había lo asesinado y los autores de la planificación, pero luego, el proceso de paz ya no permitió continuar. Creo que nunca se le dio la relevancia y la importancia de la investigación y se consideró que había sido un móvil político dentro del conflicto que estaba aconteciendo en nuestro país", añadió Simán.

El empresario trabajó junto al Dr. Rodríguez Porth en la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador.

Para Doña Ana María de Rodríguez Porth, viuda del profesional asesinado hace 25 años, él era un hombre recto en sus creencias.

"El era abogado, amaba mucho su profesión y siempre trabajó por que reinara la legalidad en el país y principalmente por las libertades del pueblo, porque él era un demócrata, ideólogo de ARENA y esa es otra razón por la que no lo querían", aseguró De Rodríguez.

El Doctor Rodríguez Porth era considerado como uno de los ideólogos con mayor credibilidad y lo llamaban cariñosamente el "León Dorado".

La trayectoria política del Dr. Rodríguez Porth se remonta a finales de los años 50 y principio de los 60.

Sus allegados lo definen como un político y patriota que defendió con ardor los principios que garantizan la libertad nacional.

Así lo describe el diputado Roberto d'Aubuisson e hizo remembranza que "era un amigo muy cercano a mi padre. El Doctor Porth lo aconsejaba mucho. Algo que hay que destacar es que el doctor unió muchísimo a la gente de la sociedad civil con sus ideas y la defensa de la ética y dignidad" , expresó.

Obras en su honor

En julio del 2012 el alcalde capitalino Norman Quijano inauguró el primer mirador de San Salvador, en honor al profesional asesinado.

En ese momento, el edil recalcó el legado de Rodríguez Porth y lo describió como "incansable en su ardua labor."

Además, para recordar su ideal existe un centro escolar con su nombre, el cual es una institución de educación básica, la que atiende a estudiantes desde parvularia hasta noveno grado en dos turnos. Está ubicada al final de la 26a. Av. Norte, en la colonia Jardines de Don Bosco, en San Salvador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación