Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Japón reconstruyó el centro escolar Altavista

Para ello la Embajada del país asiático donó más de $268 mil. Anteriormente los alumnos recibían sus clases a la intemperie.

El embajador del Japón, Masataka Tarahara, corta la cinta simbólica en la inauguración de la obra. Foto EDH / cortesía

El embajador del Japón, Masataka Tarahara, corta la cinta simbólica en la inauguración de la obra. Foto EDH / cortesía

El embajador del Japón, Masataka Tarahara, corta la cinta simbólica en la inauguración de la obra. Foto EDH / cortesía

Los alumnos del centro escolar de Residencial Altavista, de Tonacatepeque, ya no recibirán sus clases a la intemperie, por la negligencia del Ministerio de Educación, que nunca se interesó en rehabilitarlo, ya que se encontraba semidestruido.

Los más de 765 alumnos ahora gozan de mejores condiciones de estudio, gracias a que la Embajada de Japón reconstruyó varias aulas y otras instalaciones, entre ellos el área de cocina y servicios sanitarios, lo cual fue inaugurado el pasado miércoles 18 de febrero.

Dicho centro de estudios no contaba con la infraestructura adecuada para que los alumnos recibieran sus clases, debido a que las aulas fabricadas con láminas y madera fueran derribadas tras un periodo de fuertes vientos que afectaron a El Salvador, sin que el Ministerio de Educación hiciera algo para repararlas, y por lo cual los alumnos tuvieron que pasar varios meses recibiendo sus clases a la intemperie.

Esta situación era preocupante tanto para las autoridades del centro escolar como para los padres de familia, quienes por tal razón solicitaron ayuda a la sede diplomática de Japón en El Salvador, que no dudó en poner manos a la obra.

Luego de que fueron identificadas todas las necesidades de infraestructura de dicho centro escolar, la Embajada del Japón, a través del Programa de Asistencia Financiera no Reembolsable para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana, decidió colaborar con 268 mil 863 dólares.

Gracias a dicho donativo se logró la restauración del centro educativo, responsabilidad que le correspondía al Ministerio de Educación, pero que no lo hizo.

Los trabajos consistieron en la construcción de un módulo de seis aulas, servicios sanitarios, cocina, bodega y la oficina de la dirección, así mismo se hizo la reparación de dos aulas existentes.

Solo los pupitres

Por su parte el Ministerio de Educación solo puso los pupitres y otro mobiliarios para las aulas, mientras la comunidad aportó la mano de obra para que sus hijos puedan gozar de mejores condiciones.

A través de este proyecto, Japón contribuyó a que más de 765 alumnos cuenten con instalaciones adecuadas para aprender; al tiempo fortalece los lazos de amistad con el Gobierno de El Salvador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación