Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Japón mejorará infraestructura de centros escolares en occidente

Una escuela beneficiada funciona en aulas provisionales. En el Instituto de Texistepeque hay alumnos que reciben en el área de usos múltiples

El Centro Escolar Caserío San Cristóbal, cantón Miravalles, Sonsonate, es una de las instituciones beneficiadas. 

El Centro Escolar Caserío San Cristóbal, cantón Miravalles, Sonsonate, es una de las instituciones beneficiadas.  | Foto por Cristian Díaz

El Centro Escolar Caserío San Cristóbal, cantón Miravalles, Sonsonate, es una de las instituciones beneficiadas. 

Las autoridades del Centro Escolar Caserío San Cristóbal, cantón Miravalles, Sonsonate, gestionaron durante cinco años con diferentes instituciones, para contar con una mejor infraestructura ya que las aulas donde actualmente reciben clases los 250 alumnos desde parvularia hasta noveno grado, son provisionales.

Los techos están dañados y las aulas no cuentan con ventanas, por lo que con facilidad se introduce el polvo y la lluvia.

La comunidad educativa encontró respuesta en la Embajada de Japón, que intervendrá  la institución a través del Programa de Asistencia Financiera No-Reembolsable para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana (APCS).

Pero no sólo esta escuela será mejorada mediante este programa ya que también se suma el Centro Escolar Caserío El Mestizo, cantón San José, en Ilobasco; y el Instituto Nacional de Texistepeque, en Santa Ana.

Las comunidades donde se ubican las escuelas, las alcaldías y el Ministerio de Educación darán un aporte económico como contrapartida en los proyectos.

En el caso de Sonsonate, el proyecto incluye la reconstrucción de cuatro aulas, construcción de cocina, cerca perimetral, muro de piedra, canaleta para aguas lluvias y reparación de base de tres aulas provisionales.

El proyecto tendrá una inversión de $102,990.68; de los cuales, Japón aportará $85,223; la alcaldía $9,117.44; el Ministerio de Educación, $4,984.12; y la comunidad, $3,666.12.

La directora de la escuela, Emérita Sandoval, señaló que el proyecto les permitirá estar en mejores condiciones ya que los alumnos actualmente tienen que estar en las aulas provisionales que no cumplen las condiciones pedagógicas.

Una madre de familia y tesorera de la directiva de la institución, Karla de Guirola, dijo que ante las condiciones que enfrenta la escuela, muchos jóvenes optan por ir a otros centros escolares que tienen mejores aulas. Con la remodelación, la tesorera espera que la matrícula aumente para el próximo año.

Los trabajos podrían iniciar a principio de diciembre y están previsto que se ejecuten en un periodo de tres meses.

El alcalde de Sonsonate, Roberto Aquino, recordó que ya son varias escuelas de dicho municipio las que son intervenidas entre la alcaldía y Japón.

En total serán mil alumnos de las tres instituciones educativas del país los que serán beneficiados con los proyectos que encabeza Japón y que hará una inversión de $247,729. 

El embajador de Japón en El Salvador, Masataka Tarahara, manifestó durante la firma del convenio con el Ministerio de Educación (Mined) para la ejecución de los proyectos, que estos mejorarán el entorno educativo de los alumnos. 

Además enfatizó a los solicitantes (escuelas) que se ejecuten con responsabilidad para que no haya retrasos en su finalización. 

“La educación, por su carácter como la base del desarrollo socioeconómico, es indispensable”, reconoció el diplomático.

Las otras obras
En el Centro Escolar Caserío El Mestizo, de Ilobasco, el proyecto incluye la construcción de tres aulas, el mejoramiento de cocina-bodega y la reparación de tanque de agua potable.

La inversión es de $105,788. De ellos, Japón aportará $90,826; la comunidad, $8,500; y la alcaldía, $6,462.09.

Las aulas actuales funcionan en una área provisional que no reúnen las condiciones idóneas para el adecuado aprendizaje de los 317 jóvenes que estudian en el lugar. 

En el Instituto Nacional de Texistepeque, en Santa Ana, serán construidas dos aulas debido a que las que funcionan están en una área de usos múltiples.

Cuando se realizan actividades o reuniones con los padres de familia, los alumnos tienen que buscar otras zonas para recibir sus clases.

La cocina también será mejorada ya que es utilizada para que los estudiantes realicen prácticas de talleres para la habilitación laboral.

Los trabajos serán ejecutados con una inversión de Japón de $71,680; a lo que se suman otros $5,200 que serán aportados por la comunidad y la alcaldía. En el instituto estudian 433 alumnos.

El ministro de Educación, Carlos Canjura, reconoció durante la firma del convenio, que Japón ha sido solidario con el país a través del apoyo que ha brindado en el área de educación.

De hecho, a través del Programa de Asistencia Financiera No-Reembolsable para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana, Japón ha apoyado, desde 1991, 179 proyectos de educación valorados en más de $17.4 millones, expresó la Embajada de Japón en un comunicado de prensa. 
“No me cansaré de decir que Japón es de los (países) que está siempre pendiente de las necesidades que nosotros tenemos en todos los ámbitos”, señaló el ministro.  

Los trabajos en las escuelas tardarán entre cuatro y tres meses y esperan que se inicien en diciembre próximo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación