Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Japón dará continuidad a los programas de prevención

Incluirá planes regionales en Centro América. En el país ya se ejecutó una fase

Los simulacros de terremotos o inundaciones son parte de la preparación que tiene el programa BOSAI. Foto EDH/ Archivo

Los simulacros de terremotos o inundaciones son parte de la preparación que tiene el programa BOSAI. Foto EDH/ Archivo

Los simulacros de terremotos o inundaciones son parte de la preparación que tiene el programa BOSAI. Foto EDH/ Archivo

TOKIO, JAPÓN. El programa BOSAI, cuya palabra es de origen japonés y significa prevención de desastres, tendrá una segunda fase en El Salvador, según explicó el director de proyectos para Centro y sur América de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), en Tokio, Kobayashi Minoru.

"Serán seis países centroamericanos los que están incluidos en esta segunda fase del programa BOSAI, pero esta tiene objetivos ambiciosos en el tema de gestión de riesgo para los países centroamericanos", señaló el director.

La primera fase se desarrolló desde 2007 a 2012 y consistió en preparar de manera coordinada a las familias y autoridades locales en acciones encaminadas a reaccionar ante inundaciones o terremotos, principalmente en zonas de mayor vulnerabilidad.

Las zonas beneficiadas en ese momento fueron San Luis Talpa y San Pedro Masahuat, en el departamento de La Paz; mientras que en La Libertad, fue Zaragoza.

En esas localidades implementaron charlas y varios simulacros para que las familias supieran cómo reaccionar ante una alarma de emergencia por lluvia grandes o inundaciones. Además, recibieron adiestramiento en primeros auxilios y acciones diversas para salvar vidas.

Akiyama Shintaro, que fue el encargado de la primera fase del programa El Salvador, y que es parte de del equipo de gestión de desastres en la unidad de Gestión Sanitaria del departamento de Medio Ambiente a nivel mundial de JICA, estará en la 2a. etapa.

Explicó que dentro de los logros en la primera fase estuvo el aprendizaje y apropiamiento del tema y ejecución de los planes de emergencia ante desastres.

"En comunidad Las Hojas las familias aprendieron a reaccionar ante una alarma de emergencia, además se implementó la "Caravana de la Rana", que es una estrategia para preparar a la gente a salvar vidas", señaló Shintaron.

También elaboraron un plan de emergencia adaptado a las necesidades y condiciones de las comunidades a las que prepararon y explicaron que el engranaje entre la comunidad, alcaldía y equipo BOSAI fue primordial.

Eso garantizó el éxito del programa y catapultó para extenderlo a un segundo paso.

Sostuvo que en la parte dos del plan profundizarán los conocimientos; pero además extenderán esas mismas acciones para crear planes de emergencia que puedan ejecutarse de manera coordinada en toda la región.

Kobayashi Minoru, que trabajo en la primera etapa del programa y que forma parte de Equipo de Gestión de Desastres en la unidad de Gestión Sanitaria del departamento de Medio Ambiente Mundial en JICA, Tokio, dijo que la idea es profundizar en los planes que han emprendido en la primera de ellas.

Sostuvo que cada país, en la primera fase, construyó un Comité Coordinador Conjunto.

Quieren que se repita en el segundo paso y que sean integrados por los actores de la sociedad que trabajan en el tema de prevención de riesgos, porque eso asegura hacer más fuerte y con mayores capacidades a los países en el tema.

El programa podría ser implementado en mayo de este año, pero aún falta la firma de un país de la región para comenzar con la ejecución.

El director Minoru dijo que a mediados del año pasado enviaron un equipo de expertos a evaluar los resultados de la fase uno, y vieron en lagunas comunidades que los comités de emergencia seguían funcionando.

Mientras que en otros países se pararon las acciones una vez acabó el proyecto, por eso aseguraron que en la segunda etapa incluirán a las autoridades nacionales para que sea un política de país y se expanda en toda la nación.

"Tuvimos buenos resultados en la primera fase, pero sabemos que hace falta más; además, en la primera fase el campo de impacto del programa era reducido y lo que ahora buscamos es incluir a todas las autoridades locales y nacionales para que el resultado sea mejor", señaló Minoru.

Según los planes, habrá un consultor por dos países de la región. Por ahora no detallaron los fondos que destinarán para la ejecución de la segunda fase de BOSAI.

Esperan beneficiar a miles de familias que viven en territorios expuestos y vulnerables a fenómenos naturales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación